Publicidad

Memoria biográfica


Preámbulo:

La pandemia que sufrimos, magnificados sus efectos por una ineficaz, ineficiente y desastrosa gestión nos ha puesto casi, o sin casi, en cabeza de sus devastadores efectos. Sobre todo se ha cebado en los mayores que para mayor sufrimiento, en alguna comunidad, se les negó el auxilio que, potencialmente, pudo salvarles la vida en beneficio de aquellos  que al parecer, por su menor edad, pueden ser más efectivas las posibilidades curativas.

No podemos olvidar  que los mayores fenecidos pertenecen a la generación que catapultó a España de la miseria y el subdesarrollo a la novena potencia industrial del mundo.

Por ello, y como yo lo viví, abusando de la amabilidad de El Faro, me voy a permitir unas pinceladas sobre aquellos puntos de nuestra reciente historia que coincide con mi biografía que explique, según mi criterio, cómo se gestionó el inicio de nuestra aceleración económica y social que este maldito virus junto a nefastas gestiones políticas puedan llevar a España a un retroceso espectacular de difícil remonte. Veámoslo:   

El modelo económico de España, al término de la guerra civil, era autárquico; esto es: Salir de la postración y la miseria después de tan dura guerra, bastándose a sí misma para autoabastecerse, sin necesidad de recurrir a importaciones. El sistema no funcionó, y España no despegaba, manteniendo un estancamiento peligroso que nos distanciaba, inevitablemente, de las naciones de nuestro entorno. Piénsese que la renta del 35 no se alcanzó hasta 1953.

Los inicios:

A mediados de los cincuenta, un grupo de técnicos económicos convencieron a Franco de que había que cambiar el modelo y se aprueba, en 1959, el plan de estabilización que liberaliza la economía. Resultado inmediato del plan: inyecciones de capital con altas inversiones extranjeras, aumento espectacular del turismo, planes de desarrollo, etc., etc., y se produce el llamado “Milagro económico español”. La renta per cápita española en la década de los sesenta se duplica resultado de un incremento acumulativo anual, muy elevado.(*)

El éxito se debe a la actuación de los llamados gobiernos tecnócratas de aquellos entonces quienes, con medidas planificadoras apropiadas, transforman una España eminentemente rural y agrícola en otra industrial, industriosa y urbana. La precariedad económica que España arrastraba desde el siglo XIX era un hondo problema. Comparativamente, en los años 50, el poder de compra de productos básicos de un obrero americano era más de siete veces superior al de un obrero español equivalente. O dicho de otra manera: lo que podía comprar un obrero americano con una hora de trabajo, a un obrero español de categoría semejante le costaba casi una jornada de trabajo. Reducir tan honda diferencia exigía, de los políticos y pueblo español, una eficacia en todos los órdenes de la economía de la que carecíamos. Parecía difícil, por no decir imposible, rellenar tan enorme brecha. (Continuará).

 

Estos datos lo prueban. Fuente: Amando de Miguel 1972

Año  Turismos en miles Televisores y  teléfonos/mil habitantes

1960        251                   -                       -         

1961        359                   6                     59

1969      2.000                 110                 120

 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.