• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    El bilingüismo


           Una de las medidas que piensa adoptar el gobierno actual es la derogación de la Lomce, lo que deja en manos de las Comunidades bilingues la organización del desarrollo de sus lenguas.

        Si esta propuesta sigue adelante elimina los derechos de los padres a elegir la lengua en la que desean se escolaricen sus hijos

        El asunto de las lenguas no para, días atrás se propuso que en la Rioja se enseñe el euskera y ya llevamos tiempo con los rumores que hablan de enseñar en Asturias el Bable, que lo utiliza solamente una pequeña parte de la población de la misma

         No estoy en contra del uso de estas lenguas en las comunidades en las que se habla, forman parte de nuestro patrimonio cultural y tenemos que conservarlas.

        Pero muchas veces no se quedan ahí, sino que además de la inmersión lingüística de Cataluña, obligan a hablarlo en zonas donde no es el lenguaje  común y además se extienden a las comunidades vecinas, tenemos el caso de Navarra, el euskera lleva tiempo impartiéndose y el gobierno actual ha forzado su uso mediante decreto, pero lo más grave es cuando se utiliza el idioma como instrumento de desunión y diferenciación.

        El bilingüismo tiene sus ventajas e inconvenientes y más cuando se fuerza su uso sobreponiéndolo a la lengua oficial del país.

        El español, según todos los medios consultados: revista Babel, Foro Económico, Translinguo, etc... , es el segundo idioma mas hablado en el mundo, incluso por encima del inglés, lo hablan alrededor de cuatrocientos cincuenta millones de personas, el primero es el chino mandarín que es el idioma de los más de los mil millones de chinos, si bien fuera de este país apenas se usa.

       Es una pena, a la vista de su posición en el mundo de lo que deberíamos sentirnos orgullosos,  que en la cuna del español es donde se le pongan más dificultades y mas cortapisas, pero somos así, algo que no se entendería en otros países.

       Desde un punto de vista objetivo las lenguas vernáculas solo sirven para la comunidad donde se habla, pero en la globalización que vive nuestro mundo carecen de utilidad; saliéndonos de España ocurre lo mismo con otros idiomas como por ejemplo el holandés, el húngaro, el flamenco,....  fuera de estos países no se utilizan.

      Si pensamos en el futuro de nuestros hijos, lo deseable es que hablen aquellos idiomas que les sirvan para integrarse en la sociedad en la que les tocará vivir, que les permita desarrollar sus actividades en un mundo globalizado, aunque en su comunidad utilicen la lengua propia de ella.

        El bilingüismo también tiene sus inconvenientes, por ejemplo al existir dos idiomas hay un porcentaje de personas que no dominan ninguno de los dos y cuando tienen que utilizarlos o salen de su comunidad se pone en evidencia con las consecuencias negativas que tiene para estas.

      También complica el aprendizaje de la lectura y escritura de los niños disléxicos y los disminuidos psíquicos, si bien esto no se puede evitar.

      Asistí a un curso sobre dislexia en Barcelona en el año 1972. Pues bien en las primeras clases nos informaron que era conocido este síndrome como el de “los hijos de los embajadores”.

        Sucedía que estos, al asistir a las clases impartidas en el idioma del país donde estaba destinado el embajador, tenían muchas dificultades los niños, que padecían el citado retraso madurativo o disléxico, para aprender a leer y escribir, la coexistencia de los dos idiomas acrecentaba sus dificultades.

       El curso duró siete días y al final, en los cambios de opinión que teníamos con el profesorado del curso, le indique que más bien debería llamarse el síndrome del bilingüismo, al organizarse los primeros cursos de dislexia de España en esta comunidad era debido a numerosos casos que se daban por esta circunstancia, tuvo que reconocer el profesor era cierto.

       Cual            quier niño con una inteligencia normal y un desarrollo madurativo adecuado no debe tener ningún problema al educarse en una comunidad bilingüe, puede aprender sin dificultad los dos idiomas, solo los tienen los que he reseñado.

       El país vasco se diferencia del modelo catalán ofreciendo tres modelos, en la que la proporción del euskera va variando, pero se estudian los dos idiomas y empieza a incluirse el inglés.

        Lo deseable es que los alumnos en las comunidades bilingues aprendan en los dos idiomas al que se puede añadir un tercero como  el inglés, mas si tenemos en cuenta, que el propio de la Comunidad Autónoma, su ámbito de actuación se limita a la comunidad donde vive y fuera de ella no se usa.

      Si pensamos en el futuro de los hijos lo tenemos que tener en cuenta; la globalización es la que marca la pauta  y hay que darles los instrumentos para que no queden aislados y uno de ellos son los idiomas.

     

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.