• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    El Copo. ¿Debe dimitir Fernando Simón?


    Esta pandemia va para largo y de la cadena perpetua a la que estamos sometidos va a salir más de uno en un ataúd o trastornado del todo.

             Creo encontrarme entre los primeros por aquello de los 84 tacos que llevo vividos y por las múltiples intervenciones quirúrgicas a que me he visto sometido; que recuerde: un melanoma que se llevó por delante los ganglios “centinela” y “alerta”, un cáncer de próstata, una operación renal y una perforación de estómago en la que perdí -entre otras menudencias- el “nervio vago” y el “bazo”, órgano que filtra todos los virus del mundo, o sea que este coronavirus que navega sin rumbo tiene camino libre para recorrer el ya enclenque cuerpo que soporto con ataxia, enfermedad diagnostica como rara.

             A pesar de ello, la ironía, en forma de sonrisa, ha sido mi forma de vida y nunca me he arrepentido de practicarla; bienaventurados los irónicos porque nunca serán comprendidos, podría ser una nueva bienaventuranza.

             De repente, y por mor del bichillo procedente de una sopa de murciélago mal condimentada, aquello de lo que presumía la españolada, la sanidad pública, se ha ido al garete y ha conseguido que la ciudadanía agache la cabeza algo avergonzada… aunque aplauda.

             Desde que un servidor escuchó al transmisor del ministro de Sanidad, Fernando Simón, con ese pelaje parecido al coronavirus, su voz meliflua y aquella contestación que otorgó a una periodista cuando esta le preguntó si permitiría a su hijo asistir a una de las manifestaciones del 8-M, y el buen hombre, porque no dudo de su bondad, contestó que permitiría a su chaval hacer lo que quisiera, me dije “bueno puede ser, pero no eficaz”.

             Desde ciertas instancias sanitarias, a las que me sumo, se está pidiendo su dimisión por ineficaz; pero él cree que lo hace bien, por lo que debe ser el ministro Salvador Illa -buen nombre para la ocasión- quien lo dimita y que fiche a un chino, aunque sea nieto de Mao.

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.