• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    El Copo. Estado de alarma


             Tras pensarlo detenidamente, nuestro presidente Pedro Sánchez ha dado el careto -con plasma- y ha anunciado que mañana el Consejo de Ministros aprobará un decreto-ley por el que se instaurará en España el “Estado de alarma”, a Dios pido que la citada decisión no me alarme más de lo que estoy en estos instantes.

             De momento, el canguelo se ha instalado en buena parte de la ciudadanía madrileña que, sin pensarlo dos veces, ha puesto rumbo a las costas levantinas y andaluzas para pasarse unas vacaciones insolidarias.

             Y aunque, no lo duden, “nos vamos a morir todos” no es lo mismo hacerlo en condiciones naturales que por un beso de uno de tus nietos o nietas; esto que nos rodea, el mundo, se está poniendo cantidad de asquerosito a una velocidad de vértigo.

             Todas las mañanas, tras desayunar un goloso zumo de naranja, un bollito “pringao” de aceite y jamón junto al correspondiente café con leche, y tras tomarme el primer fármaco del día para bajar un poquito la tensión acumulada por aguantar lo inaguantable, todas las mañanas, decía, ya con el mando en la mano y tras pulsar cualquier botón me sale la hija puta de la canina en forma de “coronavirus” y el terror, aunque sé que “nos vamos a morir todos”, me atenaza el pescuezo y dejo de ser quien soy para convertirme en una piltrafa humana; y, para más inri, ha cerrado el chino que me abastecía de Marlboro, que así es como se escribe.

             ¿Y ahora qué? Pues tengo la sensación que nos van a confinar en casa hasta que el bicho del murciélago desaparezca. Aquí, en esta cárcel modelo, no me aguanto ni yo, bueno es el nene para estar pendiente de la caja tonta o leyendo las majaderías, que al igual que yo, se escriben por estos lares.

             Mal final, querido Jack, me espera: morir de aburrimiento. Lo van a conseguir con la alarma que se nos viene encima, van a acabar de mala manera con los jubilados, los que sostenemos a la chavalería.

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.