• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    Magistral Julián Sesmero en el Pregón del Domingo de Ramos de Alhaurín de la Torre


    (Juan Ignacio Castillo). Una vez más, y ya son muchas, el Pregón del Domingo de Ramos de Alhaurín de la Torre o, como se le conoce cariñosamente, el Pregón "Pollinico", ha marcado tendencia en el mundillo cofrade alhaurino. Una vez más a nadie dejó indiferente un acto marcado de simbolismo, de sentimiento y de buen gusto en la puesta en escena de todo, y de todos, cuantos intervinieron en el mismo.

    La noche empezó, como es tradicional, con la actuación de la Banda Municipal de Música de Alhaurín de la Torre dirigida por el maestro Alfonso Ortega Carrera. Los jóvenes músicos alhaurinos hicieron alarde de su cada vez más y mejor formación deleitando a los presentes con un repertorio musical de marchas muy conocidas por el público cofrade y que dieron ambiente a un acto en el que ya se notaba que hay ganas de Semana Santa. La intervención de la Banda finalizó con el respetable en pie para escuchar el Himno Nacional.

    Minutos más tarde el telón del escenario de la nueva Casa de la Juventud, muy bien reformada por cierto, se abría para dar paso al segundo acto de la noche.

    Un escenario que mostraba las muchas novedades que la Pollinica presenta este año para el Domingo de Ramos. A un lado, el SPQR, o el Senatus, como se le prefiera llamar. Un hermoso estandarte con las siglas bordadas en oro sobre terciopelo burdeos  que hace referencia a los estandartes que las legiones romanas portaban y cuya participación en la Semana Santa puede atribuirse al manifiesto de ser el símbolo que los soldados utilizaron para "acompañar" a Jesucristo en su camino al calvario. Un magnífico enser obra del taller de bordado de Juan Santa Cruz, de Madrid con barra de orfebrería repujada de Cristóbal Martos. El Águila Imperial es una donación anónima de un hermano de la Cofradía. 

    Junto al SPQR, la obra pictórica coprotagonista de la noche: la XIV Estación (Jesús es Sepultado) del piadoso Vía Crucis que, gracias a la estrecha colaboración de la Hermana Mayor Honoraria de la Pollinica, la Academia de Bellas Artes de Málaga del maestro Ruiz Juan, la Cofradía está poco a poco confeccionando con un elenco de magníficos óleos realizados por distinguidos alumnos de la misma. Este año la autoría del que también sirve como Cartel Anunciador del Domingo de Ramos es de Concepción Trujillo Moreno quien subió al escenario junto con el Hermano Mayor, José Moreno, para descubrir al público una obra sublime, enmarcada dentro del nuevo realismo figurativo que, a pesar del dramatismo del momento que representa de la pasión de Cristo, está llena de colores tenues y vaporosos que le dan una viveza especial.

    Se emitió un precioso video promocional del Domingo de Ramos cargado de bonitas imágenes de la procesión y del traslado acompañadas de textos alegóricos a la entrada de Jesús en Jerusalén que acabó con una espectacular imagen del torso de María Santísima y en la que se apreciaba, de forma sublime, el nombre de Esperanza en plata luciendo sobre su pecherín y que acabó presidiendo el escenario durante todo el acto hasta su finalización.

    Una bonita puesta en escena que ayudaba a presentar las otras grandes novedades de la noche: el grupo de dalmáticas con ciriales que acompañarán este año el trono de la Virgen y la media luna, símbolo de la inmaculada concepción de María, que lucirá a los pies de la Señora en su trono.

    Tras todo ello, el Pregón.

    Resulta curioso, llamativo y especialmente emotivo ver el amor y el cariño que un hermano puede profesar a otro. Carlos Sesmero, Fiscal y Jefe de protocolo de la Cofradía es, además, hermano del gran protagonista de la noche, el pregonero del Domingo de Ramos 2020, Julián Sesmero Carrasco, al que Carlos sin que el protagonista tuviera conocimiento de ello, hizo una presentación digna de un hermano orgulloso. Una presentación cargada de emoción, de amor y de admiración que, como no podía ser de otra forma, también recordó al padre de ambos: el siempre recordado maestro periodista Don Julián Sesmero Ruiz que a buen seguro, desde el balcón del cielo, disfrutó orgulloso también del pregón de su hijo.

    Carlos llamó al escenario a su hermano Julián y, en nombre de la Cofradía, le hizo entrega de las tapas con las que el pregonero guardará para siempre su escrito.

    Visiblemente emocionado, Julián comenzó su esperado pregón.

    Un pregón tan sencillo como hermoso. Tan breve como intenso. Tan categórico como bonito.

    Poco le hizo falta al periodista para captar la atención del público. Apenas tres palabras: Paz, Amor y Esperanza pues, aprovechando las tres advocaciones de la Cofradía Pollinica, Julián Sesmero desplegó un magnífico discurso en el que hacía un ferviente alegato a esas palabras que enlazó, magistralmente, con lo que los Sagrados Titulares transmiten a través de su imagen.

    " ...Paz y Amor. Esperanza. Qué bellísimas palabras. Qué dulce y expresivo resumen de cuanto subyace al Cristianismo como filosofía, como cultura y como doctrina, además de religión. Qué mensaje más clarificador y hermoso para quienes practicamos y nos educamos en la cristiandad..."

    "...La madre. No olvides a la madre. A tu madre. A la madre de todos y cada uno. A la madre que es símbolo eterno y universal. A la madre que nunca falla. A la madre que ama. A la madre que sufre, que comprende, que empatiza, que se sacrifica, y que es feliz. A la madre polifacética, trabajadora, multitarea, que son todas. A la de ayer, a la de hoy, a la del mañana... A la madre que pelea, a la madre compañera, a la madre soltera, a la madre cuidadora, a la madre que ejerce también de padre, a la madre ambiciosa… A la madre que es hermana, hija, tía, abuela, bisabuela, a la que es valiente, emprendedora, empoderada o menos empoderada, pero siempre fuerte, siempre generosa, siempre ahí, siempre luchadora, siempre persona, siempre intuitiva. Siempre mujer. Siempre madre. Siempre nuestra. Esa madre. Tu madre...". Fragmentos de un pregón que, no cansa decirlo, dejó un recuerdo maravilloso en el público presente que, además, contó con la participación de Celia Pérez Cebrian, una niña de 10 años que recitó "Aleluya, un poema que es una canción que triunfó en el festival de Eurovisión en 1979, en Jerusalén, y que 20 años después, en 1999, fue interpretada de nuevo, también en la capital israelí, como homenaje a las víctimas de la Guerra de los Balcanes.

    Y de ahí, al final. El pregón terminó como comenzó. Con la elegancia propia de un maestro orador, y escritor, que puso de manifiesto que no es un cofrade "apretao", como decimos aquí, pero sin duda es un hermano Pollinico que contribuyó a engrandecer el Domingo de Ramos y la Semana Santa de Alhaurín de la Torre poniendo de pie a un auditorio que agradeció con aplausos interminables el buen hacer del pregonero.

    Tras ello, turno para los homenajes y distinciones. En primer lugar los reconocimientos a la autora del cartel y al pregonero seguido de la entrega de los martillos con los que darán los primeros toques de campana al trono del Cristo y la Virgen el próximo Domingo de Ramos. Este año tan alto honor ha sido otorgado a Manuel Márquez Viñolo para el trono del Cristo, y a Antonia Benítez Cantero para el trono de la Virgen, ambos subieron al escenario muy emocionados dejando patente su sorpresa. También hubo reconocimientos para parte del equipo de Abacería encabezado por el vestidor de la Virgen, Borja Campos, por la labor en materia de logística durante toda la Cuaresma que éstos jóvenes han llevado a cabo.

    Y por último, para cerrar el acto, las palabras del Hermano Mayor. Pepe Moreno, emocionado y orgulloso, agradeció al público su asistencia, reconoció el esfuerzo de los hermanos y hermanas "Pollinicos" y tuvo el bonito gesto de mencionar con palabras de ánimo y cariño a Santiago Gutiérrez Rull, aquejado de salud, y a los que el público brindó también su cariño con un merecido y fuerte aplauso.

    Todo listo. Pollinica volvió a demostrar que, pese a su juventud institucional, es una entidad adulta, seria, coherente y brillante que, paso a paso, se consolida como referente de la Semana Santa de Alhaurín de la Torre y que está más que preparada, como cada año, para dar comienzo a la Pasión de un Pueblo.

     AMPLIO REPORTAJE FOTOGRÁFICO AQUÍ

     

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.