• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    El Copo. Mil gracias a José Antonio Sau


    La saltarina alegría, ese fenómeno que produce la sonrisa, aparece de forma inesperada en algunos momentos de la vida; un servidor de ustedes fue apoderado por esa sensación en el día de ayer y sería muy egoísta, por mi parte, no dar cuenta de ello; es por ello que narro el feliz acontecimiento.

             Andaba pasando el tiempo en Facebook, cuando se introdujo en mi muro un mensaje de Joaquín Martín Santaella en el que se adjuntaba un artículo de José Antonio Sau -redactor de política municipal en La Opinión de Málaga y escritor- en el que me mencionaba en una ráfaga de palabras que transcribo a continuación: “…Málaga es así. En una semana caben dos debates, tal vez más ficticios que reales, en una ciudad que, como decía José García Pérez en sus históricas columnas del ya extinto Diario Málaga, <todo lo acoge y todo lo silencia>…” y sigue, poniendo de manifiesto de manera contundente e irónica -viva la ironía- dos problemas de Málaga; pues eso, José Antonio, que muchísimas gracias por ese recordatorio que no me desagradaría como esquela mortuoria. Te debo una copa, un libro y un corto tiempo de conversación.

             Y es que me has tocado la fibra sensible, esa que uno esconde con llave y candado para que no se note la frágil sensibilidad que creo poseer.

             Para que me entiendas: he llamado en dos ocasiones a la Concejalía de Cultura para solicitar una entrevista con la responsable a fin de donar los veinte tomos encuadernados de columnas “El Copo” -nombre genérico de ellas- al Ayuntamiento, y aunque no hay dos sin tres ya he desistido de volver a llamar a tan inaccesible estamento porque eso queda para apellidos de alcurnia y los míos, de los que me siento orgulloso, no dan para donaciones ni leches.

             Ya ves que hace años, más de doce, un buen grupo de malagueños firmaron una solicitud encabezada por el maestro de maestros, lógicamente me refiero a Manuel Alcántara, para que me fuera concedido el noble título de Hijo Adoptivo de Málaga; título que duerme el sueño de los justos que, por cierto, no es mala siesta.

             Sigo con la matraca de escribir; lo hago en el digital El Faro de Málaga y en él suelto mis píldoras.

             Lo dicho, amigo: mil gracias por el detalle… y es que de pequeños detalles como el tuyo es de lo que nos alimentamos de verdad.

             Nos veremos, para ello me pondré en contacto con Ignacio Hernández Calviche.

             Abrazos.

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.