• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    ¿Qué puedes guardar en un trastero de alquiler?


    En España se ha disparado el uso de trasteros al reducir el espacio de edificación, así como la inversión por parte del comprador para adquirir una vivienda. El metro cuadrado ha repercutido también a este hecho. Por ello, el alquiler de trasteros se ha convertido en una solución muy atractiva para poder sacar el máximo partido a la vivienda familiar. Trastering es una alternativa muy importante situada en Barcelona y que apuesta por ganar espacio en viviendas gracias al uso de trasteros. 

    Actualmente la gran mayoría de personas suelen acumular una gran cantidad de objetos con los que se encariñan y nunca acaban en el contenedor de la basura. El espacio que ocupan en sus corazones es pequeño, pero en una vivienda puede causar graves problemas de organización por la falta de espacio. A esto hay que añadirle el factor de que es improbable que puedan hacer una reforma ya sea por dinero o por imposibilidad de ampliar los metros cuadrados habitables. Por ello cada vez más familias han decidido recurrir al alquiler de trasteros como una opción que les permita desahogar un poco sus casas y sacar el mayor partido del espacio que disponen. 

    ¿Qué se puede guardar en un trastero? 

    Con Trastering las posibilidades son infinitas y sin duda se convierten en un gran alivio para numerosas familias o personas que no tienen suficiente espacio para guardar en casa todo lo que desean. Lo más frecuente que se suele guardar en un trastero son aquellos objetos estacionales que se vuelven a utilizar durante una temporada, pero que la mayoría no sabe dónde colocar: 

     Los objetos de la playa como los juguetes para niños: palas, rastrillos, cubos... Cuando se acaba la temporada de vacaciones, por ejemplo, en verano muchos padres y muchas madres se encuentran en la tesitura de no saber dónde almacenarlos sin que estorben. 

    El kit de camping que al final se convierte en un complemento más de la casa, pero que no queda demasiado bien. Como es el caso de la nevera en la parte baja de la despensa para tenerla a mano por si se decide ir algún fin de semana a hacer una acampada en la montaña.  O aquellos sacos de dormir que acaban llenos de polvo debajo de las camas. Las esterillas por cualquier sitio que permita que se puedan doblar lo suficiente para que no molesten. Y la parte más complicada, la tienda de campaña que acaba abultando demasiado.  

    Para los amantes del deporte también es todo un reto guardar en casa, por ejemplo, una bicicleta de carreras. Estéticamente puede quedar bien, pero si el apartamento tiene 40 metros cuadrado, seguramente no sea una situación fácil encontrar un lugar en el que no interfiera con la rutina del resto de habitantes. Para aquellos que prefieren el mar tendrán la odisea de no saber dónde guardar la tabla de surf actual y aquella con la que se comenzó a coger las primeras olas. Y si también hay algún miembro en la casa que le guste esquiar, la cuestión se complica, son unos objetos difíciles de guardar que requieren un espacio bastante amplio igual que las tablas de surf. 

    Pero no todos los problemas radican en los deportes y en el ocio. También hay que hacer frente a aquellos muebles de la casa que se quieren cambiar, pero no llevar a algún punto limpio para reciclar. En la mayoría de los casos es una connotación sentimental lo que impulsa a no deshacerse de determinado mobiliario. Pero como en todo, la moda y las tendencias nuevas llegan al hogar para hacer cambios. Por lo que es complicado guardar por ejemplo una mesa si se quiere adquirir otra. 

    Sin duda el reto principal está con los juguetes. La nostalgia de desprenderse de un objeto que ha formado parte de la infancia y que recuerda a tiempos pasados. Habitualmente suelen ocupar bastante espacio y es complicado encontrar un sitio en la casa. Lo mismo ocurre con los viejos apuntes de la universidad y los libros que ya nunca más van a ser leídos, pero existe la vieja creencia de guardarlo todo por si algún día puede ser consultado.  

    ¿Qué más ventajas ofrece un trastero? 

    Además de ahorrar en espacio, los trasteros son un lugar seguro que garantiza que no haya las típicas pérdidas inesperadas. Los objetos guardados en el trastero siempre estarán localizables. Con Trastering los beneficios se amplían: acceso rápido y cómodo con posibilidad de desplazarse hasta el trastero con el coche, posibilidad de elegir el tamaño del trastero según necesidades, (pequeño, mediano, grande y maxi). Las tarifas son muy flexibles ya que puede realizarse el pago mensual o anual. Aunque Trastering también ofrece una posibilidad alterna a estos dos modos de pago, el plan ahorrador que reduce la cuota mensual al asociarse a un plan de fidelización durante un año. 

     

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.