• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    Encuentros de psicoanálisis y poesía


                Mareas que suben tras el oleaje del inconformismo, tras  la revelación de sueños que inundan con el significado de los pueblos,  frente a un horizonte común: salud, bienestar, alegría, el sentido de lo humano, valores que escalan en un mundo de rampas donde caer  y ser devorado por la ideología del consumismo, del  injusto reparto del capital, la alienación y la deshumanización.

     Hemos disfrutado en Málaga de encuentros de poesía y Psicoanálisis, donde Helena Trujillo, Psicoanalista Grupo Cero, abanderada de un discurso humano, cercano a la inquietud de las personas, ha abierto interrogantes y caminos donde zafarnos del velo de lo inhóspito y de modos de pensar que producen enfermedad, instatisfacción, culpa.

                El Psicoanálisis supone una ruptura a todos los niveles. Piensa al ser humano en toda su complejidad y desvela cómo es el funcionamiento de la mente, ofreciendo así soluciones a interrogantes y una apertura a la construcción de la salud y del ser humano. Sabemos que no se es psíquico si no se es social, una conjunción articulada que habla de un concepto de salud donde no sólo es ausencia de enfermedad, sino que  incluye la capacidad de trabajar, amar y lo social.

                ¿Sobre qué mundo estamos construyendo las bases de nuestra sociedad? Hay una sobredeteminación económica, donde el reparto de la riqueza es muy desigual.

                El otro es para el hombre un adversario, modelo, objeto o aliado e incluir el amor social implica separarnos de ese primitivo que arremetía contra el otro para satisfacer sus pulsiones. ¿Desde qué ideología pensamos la salud, el amor, la vida?  La felicidad es una argucia del sistema, donde te llevan hacia el consumismo, formas de ocio que sostengan sus  modelos, manipulan la información y arremeten contra países que generan otro tipo de riqueza, una riqueza más humana donde incluyen valores culturales, de bienestar y salud para todos.  La felicidad está en el camino del trabajo, en la utilización  de la energía psíquica, la libido,   hacia fines mayores: arte, cultura, desarrollo científico, trabajo, amor... 

                La represión sexual produce neurosis, una vuelta de la energía hacia la producción de la enfermedad, donde en las disposiciones de cada uno no se da un cauce adecuado  desde la moral sexual cultural, ofreciendo salidas poco adecuadas a las disposiciones humanas. Instituciones donde no tienen en cuenta a las personas, a la individualidad de cada uno, sus necesidades, sus deseos, y al conjunto de la población donde los caminos han abrirse hacia formas más humanas, más sociales.

                Son un reflejo de lo psíquico individual, cómo se gestionan los propios deseos, una articulación entre el ello, el yo y el superyo que pueden llevar a la creación y los mayores actos humanos, con la producción del inconsciente hacia destinos más humanos.

                La función poética ofrece  una apertura inconmensurable, donde ya Einstein señalaba que no es posible la producción científica sin la imaginación. La poesía tiene el imaginario universal. Una palabra combinada con otro abre otra realidad. Poesía y  Psicoanálisis ofrecen una desalineación de un imperio construido sobre los naipes de la codicia, de lo hostil, el aprovechamiento de los recursos del otro, la deshumanización... y permite construir pensamiento donde se incluya el goce, la alegría  de producir caminos donde la inteligencia, el trabajo, el bienestar social y el amor al otro calen en un mundo donde las mareas suben para inundarlo todo. No podrán.  La ciencia y el pueblo permanecen más allá de los poderosos.

                Un encuentro de reflexiones donde la transformación está en la mano de cada uno. Un futuro se abre de la mano de la ciencia de lo psíquico, una posibilidad al alcance de todos.

     

    Laura López, Psicoanalista Grupo Cero

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.