• OMIC Alhaurín de la Torre
  • Publicidad

    La buena noticia. Recuerdos


            Todo viene de la aceptación de que soy mayor y estoy mayor. Como unos nuevos imitadores de Peter Pan, no queremos reconocer que los años han pasado y que, sin dejar a un lado el presente o el futuro, podemos convivir perfectamente con los recuerdos. En estos días estos se han agolpado en mi mente.

           Mi padre falleció hace más de cincuenta años, pero sigo viéndome cogido de su mano presenciando un concierto de la Banda Municipal del Jaén de mi infancia. Le sigo viendo dirigir la banda por lo bajini y tarareando la música con un excelente oído. Mi padre era de una generación marcada por la guerra y el sufrimiento, Pero siempre me decía que “nosotros somos gente de orden”. Es decir hoy en día sería un facha y un descastado. Mi madre era monárquica. Monárquica a reventar. Le gustaba una peineta y una mantilla a rabiar. Y tenía una gracia y una retranca malagueña-perchelera insuperables. Otra facha.

           Creo que he heredado de ellos el respeto por el ejército y el amor a la música, todo ello envuelto en un sentimiento de amor por España y lo español; el mundo y lo mundial. Sé que estos planteamientos no son demasiado “políticamente correctos”. Hoy en día hay que denostar todo lo pasado y vivir al margen de los sentimientos y las añoranzas. Todo lo anterior es detestable y facha “per se”.

           Pues aunque a alguien le moleste he disfrutado del Día del Pilar. Ha comenzado con un concierto que he visto en la tele de la Banda de la Guardia Real. En su desarrollo me he vuelto a coger de la mano de mi padre y ver como dirigía desde el cielo el “Banderita tú eres roja”.  Luego he visto a los soldaditos en el desfile de la Fuerzas Armadas y me han recordado mis tres veranos en la Caballería mecanizada. Uno, humildemente, ha desfilado en un carro de combate.

           Para terminar, me llegan por watsapps  fotos de la tuna de la escuela de Comercio de ¡1960! en la que aparezco hecho un zagalón.  Mientras, escucho pasar por la calle un ¡afilador! Pero bueno… que pasa. Esto debe ser consecuencias del cambio climático.

         ¿Cuál es mi buena noticia de hoy? Que podemos –y debemos- revivir en nuestra mente las magníficas vivencias que la suerte nos ha deparado. Que tenemos la fortuna de contar con una familia que nos ha criado, arropado, educado en cristiano y acompañado a lo largo de nuestra vida. Que tenemos un presente lo suficientemente adecuado para continuar en ese camino y que esperamos en un futuro menos catastrofista de lo que nos intentan colocar los agoreros.

           Estamos vivos y tenemos recuerdos, Que nos quiten lo bailado.  Ea, uno también ha jurado bandera. Y a mucha honra. (Me están empezando a silbar los oídos).

     

     

     

     

    Comentarios
      No hay comentarios
    Añadir comentario
    - campo obligatorio (*)

    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.