Publicidad

De alcaldadas, faroles y fantasmadas


Viene a mi mente aquel chaval que desahuciado por los médicos, sus padres llevan a la capital para que contemple la grandeza de sus Monumentos  y conforme se los van mostrando el niño repite su cantinela, "Madre "y pa que tanto ver" y para que tanto ver y tanto oír, si para donde quiera que alcemos la vista o agucemos los oídos no  vemos u oímos nada más gilipolladas...¡ah! y menos mal que estas "cosas" no ocurren nada más que aquí, que en otros sitios son bastante peores, así que bien están nuestros "menús" si lo comparamos con otros...y todas las comparaciones, dicen, son odiosas.

Desde mi más tierna infancia, que se remonta a pleno centro del siglo pasado he oído tantas burradas desde los Balcones de los Ayuntamientos, que van desde aquel Alcalde que "prometía dos cosechas al año y Puerto de Mar, si los ciudadanos sembraban los peces" hasta la que yo creía más cómica de todas, la perorata del Alcalde Isbert en Bienvenido Míster Marshall...pero no, todo es superable y nuestros hermanos catalanes y sus mil y pico Alcaldes tenían que superarlo y de este modo pueden enorgullecerse, de además de otras cosas, de la última y no por eso menos llamativa, de las Alcaldadas, "Esto va a ir a Europa", ante la citación de un Juez..."Esto va a ir a Europa"...¡Pero donde se habrá creído este Alcalde de "tres al cuarto" que está España y por ende Cataluña! Que yo sepa España sigue siendo una Nación Europea y Cataluña, de momento, está donde está...más adelante quien sabe hasta donde la van a llevar el citado Alcalde y otros cuantos "patrulleros" de su misma cuerda.

Vaya por delante que si menciono al ínclito Rajoy no es ni por alabarle ni por insultarle, tal es el poco aprecio personal o político que le tengo, pero hoy no tengo más remedio que citarle, ya que a unas bravatas por su parte, el otro, también ínclito Puigdemont, contesta con el clásico y chulesco farol que figura en el enunciado de mi "divertimento" de hoy, que por una vez y sin que sirva de precedente, deja de ser "grito". Ante un "nos van a obligar a hacer lo que no queremos" del uno, contesta el otro, "Que no nos subestime el Señor Rajoy, porque si él tiene el BOE y otras cosas, nosotros tenemos el Pueblo de Cataluña"...¡toma del frasco Carrasco! Alguien podría decirme lo que ha querido decir con sus palabras...yo lo veo nada más que como un solemne Farol de alguien que se siente acorralado, con el agravante de que él y otros cuantos  como él han sido sus propios "acorraladores". Me duele Cataluña y más si pienso que puede haber una pleya de seudo intelectuales que están "apoltronados en sus poltronas" y que han mandado a luchar por ellos a lo peorcito de cada casa...y entren todos y sálvese quien pueda.

Entró en la política española como una gran "promesa" en el camino del éxito y el mismo se ha puesto las piedras suficientes como para quedarse en eso, una promesa "gritona" sin otro fin que agitar el cotarro para, con su protagonismo, ocupar portadas en los medios, tanto hablados como escritos. Todavía se le recuerda en su presentación, rodeado de sus huestes, para proclamar que había propuesto al Rey la formación de un Gobierno, encabezado por el líder socialista y con él como vice-presidente...no me digan que no tuvo repercusión mediática, pero en que se quedó, en nada entre dos aguas. Así ha seguido y sigue, acaparando protagonismo por sus salidas de tono, acumulando "aliados" que no eran nadie y a su sombra buscan brillo. Su obsesión atacar al Gobierno y a la persona que lo preside, que aunque inepto ha sido elegido en las urnas. Su modo de hacer política ha sido el decir "diga usted su idea, que sea la que sea yo me opongo". y últimamente, en el problema catalán, ni el mismo sabe dónde situarse, aunque eso sí, sin dejar de incordiar. Su propuesta estrella, que no deja de ser una fantasmada más en su carrera, crear una Asamblea, con asistencia de más de mil "comensales", Diputados, Senadores, Eurodiputados y Alcaldes de ciudades de más de cincuenta mil habitantes, con un único objetivo, "cargarse a Rajoy" que con eso ya están solucionados todos los problemas, incluido el Catalán, que a lo mejor es verdad, pero con sus pasos contados...Un día, ya muy lejano, el "viejo profesor", Enrique Tierno Galván, me dijo, "La Libertad en Democracia termina en el mismo lugar en el  que empieza la cara del oponente"...Pablo Iglesias es un "joven profesor" y estoy convencido que no le vendría nada mal darse un baño en las enseñanzas del "Viejo Profesor".

¡Ah! Y que conste que yo pretendo criticar, digo nada más.

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.