Publicidad

El colegio El Pinar arranca el curso con más de mil metros cuadros de instalaciones renovadas y la mayor cifra de alumnos de su historia


Más alumnos, más y mejores instalaciones y un modelo educativo plurilingüe de trabajo por proyectos que continúa creciendo con nuevas iniciativas que ponen el punto de mira en el uso de herramientas tecnológicas aplicadas al aprendizaje transversal para la fijación del conocimiento. Innovación sí, pero manteniendo la esencia de la acción colaborativa entre estudiantes, del esfuerzo conjunto para la resolución de problemas en equipo y todo ello con la supervisión de un equipo docente que basa su estrategia en la Educación Emocional del alumnado. El curso 2017/18 arranca en el Colegio El Pinar con la mayor cifra de alumnos de su historia –más de 750 niños y jóvenes de entre 3 y 18 años-, una plantilla de profesionales altamente cualificada que ya supera los 60 profesores y maestros; y una comunidad educativa de más de dos mil personas que prácticamente se ha duplicado en a penas dos años.

La vuelta a clase ha arrancado este lunes con el retorno a la actividad lectiva de los 380 pequeños de las etapas de Infantil y Primaria y se culminará este viernes, día 15, con la incorporación de los estudiantes del resto de las enseñanzas obligatorias y postobligatorias –Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos-.

En total, 370 alumnos distribuidos entre los cuatro cursos de ESO –que este año contará con tres grupos en Primero-, los dos cursos de Bachillerato y la oferta de especialidades de Formación Profesional; en la que destacan los grados Medios y Superiores de TECO, TAFAD, Educación Infantil, Gestión Administrativa, Administración y Finanzas, Documentación y Administración Sanitaria y Cuidados Auxiliares de Enfermería.

Con una inversión que prácticamente ha rondado los dos millones de euros, la institución académica estrena más de 1.000 metros cuadrados de áreas docentes y deportivas de última generación en el que ya es el mayor proyecto de ampliación y renovación de equipamientos que ha acometido el centro desde su fundación hace casi dos décadas; una obra que enriquece cualitativamente el recinto de más de 21.000 metros cuadrados que ocupa el colegio y en el que destacan las superficies abiertas y ajardinadas.

La intervención en el área docente ha culminado con la ejecución de un nuevo módulo que va a permitir la entrada en servicio de ocho aulas de volumen dinámico y variable. Las clases que estrenarán el viernes los alumnos de Secundaria contarán con los últimos avances tecnológicos para dar respuesta a las exigencias técnicas que requiere el modelo pedagógico que sigue la institución en todas las etapas de las Enseñanzas Obligatorias.

La otra fase del proyecto ha permitido la construcción de un nuevo equipamiento destinado a la actividad física y al ocio, un recinto deportivo ordenado en torno a una gran piscina de más de 300 metros cuadrados dispuesta en el centro de un espacio mixto de urbanización, con zonas verdes y vestuarios, de unos 450 metros. Los trabajos de mejora y mantenimiento se han extendido también al resto de instalaciones, que se han renovado profundamente para acoger al nuevo alumnado que entra a formar parte este año de la comunidad educativa de El Pinar.

En el apartado pedagógico, el centro continúa potenciando su método de acción didáctica constructivista y plurilingüe –reforzado con auxiliares de conversación nativos- basado en el aprendizaje a través de la investigación y el trabajo en equipo. Los docentes plantean proyectos en los que los niños y jóvenes deben resolver problemas de su día a día, relacionados con temas de actualidad, aplicando los conocimientos que han adquirido previamente mediante el trabajo de campo. Es un sistema en el que las herramientas tecnológicas juegan un papel crucial, facilitando y apoyando el aprendizaje transversal, que es otro de los pilares básicos del proyecto educativo de El Pinar en todos los niveles de las enseñanzas obligatorias del currículo académico.

En este sentido, el colegio seguirá prestando especial atención este año a sus programas de Robótica Curricular y de Drónica -iniciado el pasado curso- y pondrá en marcha un plan piloto para incorporar la ‘Realidad Virtual’ al entorno del aula.

Crecen también las iniciativas relacionadas con las Escuelas de Arte, Música y Emprendimiento –este año, los proyectos escolares de empresa contarán con un invernadero que se unirá al agroaula de productos biológicos como herramienta de I+D-. La educación musical en base a la práctica de piano suma nuevos medios y más recursos; así como el Club Deportivo, que además de contar con la piscina de 300 metros cuadrados recién estrenada –uno de los equipamientos estrella del curso- continuará potenciando los deportes de equipo y la participación de los alumnos en competiciones escolares de ámbito provincial. En conjunción con los programas didácticos y nutricionales del comedor, otro de los espacios vitales del colegio, el objetivo es fortalecer el Plan de Hábitos de Vida Saludable que tan buenos resultados viene dando entre los miembros de la comunidad educativa desde su puesta en marcha hace tres años.

Finalmente, el convenio suscrito este verano con la Asociación Malagueña de Alumnos de Altas Capacidades –el primero que se firma con el colectivo andaluz FASI- supone un espaldarazo a las iniciativas de trabajo específico que El Pinar viene desarrollando con este grupo de estudiantes de Necesidades Especiales y que este año y en virtud de dicho acuerdo contará con planes de formación adaptada para los miembros del equipo docente.

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.