Publicidad

El Copo. Hola, hermana


Esto no es una columna al uso, pues es sabido por los “plumillas” que uno no debe escribir sobre sus “cosas y sentimientos” sino solamente de los pensamientos respecto a mundo que le rodea extrañamente.

         Hoy, sin embargo, deseo escribir sobre la persona más dulce que he conocido durante mi ya la larga existencia, mi hermana Nati: la más entrañable de las hijas, la gran madre y la dulce hermanita.

         La infancia es la marca que nos acompaña durante todo este intento de existir en un mundo que tiene mucho de selva, y cuando me refiero a infancia me estoy refiriendo a ese espacio de tiempo donde la inocencia es la reina y señora.

         Éramos tres hermanos, Fernando, el mayor, nos dejó hace unos años; de aquel trío quedamos ella y el menda. Con mi hermana Nati he pasado en Coín, Lanjarón, Melilla, Lisboa con sus “fados” y nuestro “escudo”, en la “noche más buena” y muy especialmente en ese lugar “donde el viento silba nácar”, La Antilla, los tiempos más felices de nuestras vidas.

         Y ahora se nos ha puesto malita, así, de repente. No va a pasarle nada porque vamos a hacer alrededor de ella una cadena de amor y de oraciones que la va a poner en sintonía ante un buen bogavante que nos vamos a endosar un día de estos, en cuanto salga de sus achaques.

         Los que me conocen, porque yo no lo consigo del todo, saben que en multitud de ocasiones he asegurado que escribir a diario una columna, o lo que sea, viene a ser una especie de psicoanálisis; en esta ocasión lo tengo más claro, pues yo suelto la adrenalina y ustedes-vosotros se encargan de transformarla en deseos de que mi hermana Nati salga adelante para que la vida siga disfrutando su presencia.

         Porque es la Vida la que necesita de Ella, téngalo usted en cuenta.

 

www.josegarciaperez.es

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.