Publicidad

El Copo. La vuelta de Juan el de Cartajima (II)


Despojado de vestiduras religiosas, políticas y laborales, quedó desnudo. El frío de la soledad y de la nada conmovió su razón y vio una roja gaviota, aunque era blanca y volaba coma todas, pero él la percibió roja y con unas alas sin vínculos al cuerpo. La siguió, voló con ella y vivió la locura consciente.

                Mi amigo Juan siempre tuvo a su lado, en sus estados de locura y cuando aquello de la pólvora del 23-F, una fiel compañera, una mujer con sabiduría para “amasar” junto al pan aquellas cosas que decían nuestros abuelos; si quieres ser bueno, haz el bien; si deseas ser justo, practica la justicia; si deseas ser honrado, honra a tu padre, madre y a quien elegiste por compañera.

                Un día, Juan pensó en escribir hechos que había vivido y que solamente él sabe. Comenzó a recopilar en cuadernos cuadriculados todos sus momentos de visiones alucinantes. Sentado en una butaca llamó a Juana, su compañera, y fue leyéndole y explicando sus “locuras”. Ella, al tiempo que escuchaba, seguía haciendo croché con un ganchillo heredado de su madre.

                Terminada la lectura, le dijo a su amor: “Ahora me gustaría escribir, y vivir, sobre el tomillo y pinsapo, los abedules y el río, del pan amasado en casa, del escarabajo que a nadie gusta, del despertar de la flor, del pétalo caído, de la tierra mojada… pero aquí, en la ciudad, ni puedo ni sé, qué te parece si buscamos un lugar donde al abrir la ventana, las ramas del alcornoque nos den los buenos días.

                Ella, mientras seguía manipulando el ganchillo, dijo: -sí.”

                Juan compró una casita en Cartajima, Serranía de Ronda, y hace doce años que no baja a “Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia.”

                Hoy he recibido una carta de él en la que me dice que tiene interés en “echar” un rato conmigo. Lo espero con ansiedad.

(Continuará)

 

www.josegarciaperez.es

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.