Publicidad

El Copo. Chequeo a la “casta” política


Hace tres o cuatro días recibí una llamada telefónica del Congreso de los Diputados informándome que se estaba preparando un posible acto, no digamos homenaje, hacia aquellas personas que fuimos Parlamentarios Constituyentes con motivo de que el próximo quince de junio se cumplen cuarenta años de las primeras elecciones democráticas tras la muerte del dictador Franco.

         Fue una especie de “chequeo”, quiero decir que se interesaba para saber de la posibilidad de asistir al mismo en el remoto caso de que el citado acto se celebrase (los gastos, como siempre ha sido, corren por cuenta del “homenajeado”); y es que, lógicamente, es elevada la edad de los que sobrevivimos al 15 de junio de 1977.

         En Málaga, por ejemplo, de aquellos ocho diputados quedamos vivos cuatro, a saber: Francisco de La Torre, alcalde de “esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia”, Rafael Ballesteros, buen poeta, Carlos San Juan, feliz jubilado y un servidor, escribidor. De ellos, el más anciano es el que escribe y suscribe estas líneas, y los tres compañeros peinan, año arriba o abajo, los tres cuartos de siglo.

         Quedamos, pues, el cincuenta por ciento en esta provincia, pero por mis noticias estarán vivos de aquellos trescientos cincuenta no más de una tercera parte, y de ellos un buen número nos encontramos en no muy buena forma y alguno que otro, no es que sea pesimista, verdaderamente tocado.

         Así que me preguntó aquella divina voz femenina si me gustaría asistir y yo, sin pensarlo en demasía, dejé caer un como una catedral ya que me encantaría reencontrarme con algunos viejos de la “casta”, ya que a los próximos, los de aquí, no los veo, a excepción de mi excompañero Paco de la Torre que, lógicamente, lo contemplo en plena forma en las páginas de la prensa.

         Me pidió ella el correo electrónico para tenerme al día y, hasta ahora, no he recibido noticia alguna.

         Es buena la esperanza porque nos mantiene vivos aunque estemos machacados por tanto demócrata nuevo y viejo que nos tildan de mucho malo y poco bueno.

         Les digo un secreto: nos merecemos un reencuentro, aunque sea “a la pata coja”; o al menos que Paco, Rafael, Carlos y un servidor almorcemos juntos, y digo almorzar porque ellos nunca fueron amigos de la sagrada noche.

Invito al que consiga tamaño milagro.

 

www.josegarciaperez.es

 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.