Publicidad

El Victoria Kent se abona a los goles sobre la bocina


C.D Victoria Kent 1: Bolilla, Hueso, Juanillo, Chechu y Sergio (cinco inicial). Gamboa, Álex, Mini, Pacheco, Mario y Vicente.

Real Betis “B” 1: Juanki, Carlos, David, Dani y Manu (cinco inicial). Alberto, Pedro, Iván, Raúl, Borja y Varo.

Goles: 0-1 David (16´); 1-1 Sergio (40´)

Árbitros: Diego Corredor y Manuel Guardeño (Córdoba). Por parte local, vieron la amarilla Sergio, Juanillo y Álex. Por parte visitante, la vio Borja.

Incidencias: Jornada catorce liguera del Grupo V de 2ª división B disputada en el Pabellón El Limón.

Arrancaba el último partido del año para los amarillos y para el filial bético en el Limón y lo hacía con un Victoria Kent protagonista en el inicio del choque, llevando el peso del partido y buscando la meta defendida por Juanki.

Los locales salían bien con el balón jugado desde atrás y las ocasiones llegaban ante un Juanki que se mostraba inconmensurable bajo palos. Juanillo, Chechu y Hueso eran los primeros que le ponían a prueba, pero sus intervenciones y un palo evitaban que los de Manolo Ramírez se pusieran por delante.

Los verdiblancos estaban incómodos y lo buscaban a la contra pero la zaga amarilla se mostraba muy sólida y comprometida en el repliegue y en las ocasiones contadas que llegaban con peligro, Bolilla evitaba cualquier atisbo de acercamiento visitante.

Con el paso de los minutos, el Betis “B”, iba a ir ganando enteros en el encuentro, con un partido más disputado nivelando el encuentro. El Victoria Kent ya no llegaba con tanta regularidad y empezaba a tener pérdidas en la salida, lo que aprovechaba el filial para generar peligro.

Y en los minutos finales, cuando el Victoria Kent volvía a dominar el partido, David, el capitán bético, iba a encontrarse un rechace para ajustarlo con un disparo preciso que rozó el palo para adelantar a los suyos en el tramo final de la primera parte.

Ese gol nubló al Victoria Kent, que no reaccionó de manera inmediata y estaba pasando los peores minutos del partido, con muchas imprecisiones y sin probar en este tramo a Juanki, por lo que se llegaba al descanso con el marcador en contra.

Tras el paso por el vestuario, los de Manolo Ramírez tocaban zafarrancho de combate y salían a por todas. Tras varios avisos, iban a disponer de la ocasión más clara del partido, ya que los colegiados cordobeses señalaban como penalti una clara mano local en su área, pero el lanzamiento de Juanillo desde la pena máxima se marchó alto.

Eso minó un poco la moral amarilla, que veía como no tenía suerte a pesar de intentarlo constantemente y el partido volvió a entrar en una dinámica con muchas imprecisiones y fallos en la entrega que favorecían a los sevillanos y más cuando llegó la quinta falta de los malagueños con muchos minutos por delante.

Manolo Ramírez movía el banquillo en la búsqueda de soluciones pero a los alhaurinos no terminaba de salirles nada ante un rival que se mostró muy trabajado y rocoso a pesar de su juventud y que buscaban la salida a la contra cuando tenían ocasión y Bolilla tuvo que aparecer en dos ocasiones para evitar el segundo tanto verdiblanco.

El técnico malagueño puso ya ataque de cinco con Bolilla, muy acertado durante todo el partido con los pies y empezaban a crear más peligro los locales, ya totalmente volcados en la meta rival con un Sergio muy acertado jugando entre líneas y causando muchos problemas a la defensa bética.

Las ocasiones llegaban, con claras ocasiones para Vicente y Mario, pero sus lanzamientos se iban desviados o eran abortados por la defensa o portero visitante. Chechu y Juan iban a tener una cada una, pero no iban a tener el acierto necesario para poner el empate en el luminoso.

Y entrábamos en los últimos segundos del choque, momentos en los que el Victoria Kent se mueve como pez en el agua y tras una posesión impecable, de nuevo Sergio, iba a poner el tanto del empate ante un Limón que se caía con otro gol en los últimos segundos de partido.

De nuevo el Victoria Kent demuestra que el esfuerzo y creer que todo es posible, es innegociable para este equipo independientemente de que si juega mejor o peor un partido y eso es un capital muy importante para nuestra entidad, ya que el espíritu indomable de estos jugadores es fundamental para cualquier meta que se propongan.

Desde aquí felicitar a nuestro equipo por su entrega hasta el pitido final y por cerrar el año salvando un punto en un partido que se había puesto cuesta arriba. Ahora toca descansar para comenzar el nuevo año con más fuerza ya que esperan retos muy duros a la vez que ilusionantes.

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.