Publicidad

Nadia Nerea


    Es como sabemos la niña que han utilizado sus padres, alegando una enfermedad rara, para generar la compasión de la ciudadanía y pedir dinero para que esta recibiera la atención necesaria en Houston (EEUU).

    El pueblo español es bastante solidario y según ha aparecido en los medios recaudo más de novecientos mil euros, seiscientos mil los han utilizado según el atestado para llevar una vida de lujos, por ello ha ingresado su padre en la cárcel acusado de estafa.

   Aparecen de vez en cuando en la prensa noticias de diversas estafas, el ingenio de los ladrones a veces sorprende, pero esta es especial.

    De vez en cuando hay padres que piden ayuda  para que algún hijo, con una enfermedad de las catalogadas como raras, pueda recibir una asistencia especial que no le pueden dar en la sanidad española.

   También hay ONGS que nos piden dinero para desarrollar su actividad, realizando estas una gran labor perfectamente acreditada.

   Esta estafa puede hacer mucho daño, los españoles según aparece en el estudio Values and Worldviews II, son los que tienen el mayor nivel de desconfianza de toda Europa  junto con Francia.

  El origen de este recelo se basa fundamentalmente que somos un pueblo “pícaro”, la vida de estos ha sido recogida hace siglos en obras de literatura muy conocidas como “El lazarillo de Tormes” “Guzmán de Alfarache”, “el Buscón D. Pablos”, y unas pocas más.

   La característica de todas ellas es que desarrollan el “antihéroe” que es el pícaro que se aprovecha de los demás para vivir o sobrevivir”. Y esto continúa sucediendo hoy.

   La situación creada por esta estafa es que puede generar un nivel de desconfianza ante cualquier petición que pueda surgir en el futuro,  podría suceder lo que dice el viejo refrán: “que paguen justos por pecadores” y esto sería muy lamentable.

  No podemos evitar que cuando se nos solicita dinero tengamos desconfianza, pero creo que debe prevalecer la solidaridad, si analizamos el importe de nuestra ayuda a una causa de estas suele ser discreta, perder 5, 10, 20 o 30 € que demos de donativo no es una cantidad suficientemente importante como para causarnos una gran pérdida.

  Creo que ante la duda lo mejor es dar un margen de confianza, comentaba hace tiempo en otra columna hablando de la mendicidad que hay bastantes mendigos que manejan determinadas mafias del este de Europa, los obligan a pedir limosna y además le exigen una cantidad mínima, si lo la consiguen suelen ser castigados de diversas formas.

   Señalaba además que en estos casos se nos plantea la duda sobre si dar la limosna o no, cada cual es libre de hacerlo, pero a veces nos encontramos casos que nos dejan con inquietud, días atrás durante las lluvias, he visto a un mendigo lisiado pidiendo en un semáforo, es cierto que llevaba una prenda con capucha pero resultaba patético, en este caso le di unas monedas pero no es de recibo esta explotación de los más pobres.

   Hay un matiz importante en este asunto y es la responsabilidad de los medios de comunicación que en su momento fomentaron y promocionaron la  mentira que el padre de esta niña utilizaba para captar dinero.

   Aunque no lo recuerdo con precisión, y por eso no lo cito, vi hace ya bastante tiempo este caso en un canal de la televisión, me llamó la atención por el tipo de enfermedad que padecía la niña; el padre comentaba la “situación” de su hija y probablemente el resultado de su aparición televisiva generaría una importante entrada de dinero en su cuenta pues mucha gente se solidarizó.

   Por ello, para evitar que en futuro se produzcan estas situaciones, lo deseable es que los periodistas, antes de exponerlo en sus programas, investigaran a fondo cada caso que les llegue, pues está fuera de toda duda la gran influencia que tienen los medios sobre la población y más en estas situaciones.

  Considero que el caso de esta niña no debe retrotraernos a la hora de ayudar, pues de todas las demandas semejantes de padres que han pedido en los últimos años, salvo este, todos eran ciertas, por ello nuestra solidaridad debe seguir presente.

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.