Publicidad

Mundo robot


Había mucha gente alineada a lo largo de la avenida por la que pasaría el desfile de robots. La figura que más pánico y admiración causó fue el acompañado por un ciempiés robot, a modo de perrito de compañía. De color verde eran los dos. Recorrían la calzada con pasos firmes y decididos, como dueños del mundo. Nadie pudo apartar la mirada de aquella imagen. Estaban todos fascinados, prendidos en una suerte de éxtasis sublime. Sólo Esperanza se deshizo de la fascinación y se volvió a las páginas del libro; “…los profesionales están fuertemente divididos al valorar el impacto que el avance en la Inteligencia Artificial y la robótica tendrá sobre el mercado laboral…” Entonces sus compañeros comprendieron y comenzaron a temer por su trabajo.

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.