Publicidad

Una de cada cuatro personas mayores de 65 años de Málaga capital vive en solitario en su domicilio


Un total de 23.668 personas de 65 años de Málaga capital viven en solitario en sus domicilios, lo que representa el 25 por ciento de esta población en la ciudad (94.228), según recoge un estudio realizado por el Ayuntamiento de Málaga para diagnosticar las necesidades de esta población, y con el objetivo de poner en marcha un proyecto piloto de atención, seguimiento e intervención a ancianos que viven esta situación.

Los datos han sido presentados este martes por el concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, junto al representante de la empresa que ha dirigido el estudio, Julio Segovia; psicólogos y trabajadores sociales que han realizado las entrevistas; la directora gerente de la Fundación Arena, Angie Moreno; y la directora del Área de Derechos Sociales, Ruth Sarabia.

El 80 por ciento de las personas ancianas que viven solas lo hace en su propia casa, aunque este dato "no indica que tengan la suficiencia económica, ni que le acompañen o visiten en su domicilio", ha apuntado Andrade, agregando que la mayoría de esta población "no llega a los 1.000 euros al mes", y más del 30 por ciento se encuentra entre los 600 y 800 euros. Pobreza extrema y situaciones de dificultad a final de mes.

En concreto, el 36,4 por ciento vive con unos ingresos entre los 600 y 800 euros mensuales; el 29,5 por ciento, con más de 1.000 euros; el 11,6 por ciento, entre los 800 y los 1.000 euros; y el 10,1 por ciento, entre los 400 y los 600 euros. El 7,6 por ciento de esta población adquiere unos ingresos inferiores a los 400 euros al mes.

Asimismo, solo un 12,6 por ciento de los ancianos que viven solos han accedido voluntariamente a estar en esta situación. El 60 por ciento se han visto obligadas a esta situación, ya sea por razones de viudedad (28%) o "porque las circunstancias le han obligado a ello" (32,4%).

En cuanto a distritos, los del Centro (5.026), Carretera de Cádiz (4.977) y Cruz de Humilladero (4.391) son los que más acogen a esta población malagueña; frente a los distritos periféricos, como Campanillas (382) y Teatinos-Universidad (399), que son los que menos residentes solitarios mayores de 65 años acogen.

El 76 por ciento de las personas que viven solas son mujeres, aunque las conclusiones del estudio reflejan que los hombres y las personas sin estudios son los que se encuentran "en una situación de mayor fragilidad o vulnerabilidad social".

Paralelamente, se han detectado otras circunstancias específicas de vulnerabilidad, como que las personas menores de 80 años tienen menos posibilidad de haber adaptado su vivienda tras haber sufrido una enfermedad, lo que supone un riesgo mayor; y que las mujeres disfrutan menos de las actividades recreativas fuera del hogar, aunque disfrutan de un mejor apoyo social que los hombres, y afrontan mejor las dificultades "pese a encontrarse en peores situaciones económicas".

El estudio, realizado a través de 425 entrevistas directas durante un periodo de tres meses y medio, se ha llevado a cabo dentro del Plan de Empleo Joven de la Junta de Andalucía. Además, ha revelado que existen una serie de aspectos vitales --edad, género, capacidad económica, estado civil, soledad y apoyo social-- que condicionan y delimitan las situaciones de vulnerabilidad que pueden sufrir estas personas.

DATOS SOCIODEMOGRÁFICOS

Según resume el informe, dos de cada tres entrevistados no tienen estudios o solo han adquirido estudios primarios. Además, el 25 por ciento no tienen hijos, y casi el 75 por ciento de los encuestados tiene dos o más hijos.

Asimismo, dos de cada tres reciben visitas de familiares a diario o varias veces a la semana, y son las personas viudas sin estudios quienes reciben más visitas. El 61,6 por ciento dicen ver a sus familiares "tanto como desean", y el 40 por ciento está en contacto con personas de su edad con poca frecuencia.

Por otro lado, seis de cada diez entrevistados confiesan sentirse solos, y el 23,9 por ciento señalan que el momento de mayor necesidad es la noche.

En el plano económico, el 26,6 por ciento tienen apuros para asumir la cesta de la compra, mientras que el 7,4 por ciento afirma tener "mucha dificultad". Tres de cada diez personas encuestadas en este grupo de la población ayudan económicamente a sus familias.

PROYECTO PILOTO

En cuanto al proyecto piloto de atención, seguimiento e intervención, Sarabia ha adelantado que se pondrá en marcha durante 2017 para 2.190 personas en el centro, y 142 en Campanillas.

Se han elegido estos dos, ya que el centro ocupa la mayoría de la población que se encuentra en esta situación, y Campanillas ha adquirido un modelo para tratar a sus mayores más parecido a un pueblo, donde los vecinos están más pendientes unos de otros al ser una población más reducida y que contacta más entre sí.

Al mismo tiempo, se creará una mesa de trabajo para abordar este proyecto donde estarán presentes el propio Consistorio, la Fundación Arenas, Cruz Roja y Cáritas, tres entidades que incluyen entre sus intervenciones a personas vulnerables y en situación solitaria.

UNIDAD EMERGENCIA SOCIAL

Por otro lado, tanto Andrade como Sarabia han anunciado la creación de una unidad de emergencia social que asiste a las personas ancianas que viven solas y han sufrido algún problema en el domicilio que, al estar en solitario, no pueden hacer frente.

"Son muchísimos los avisos que reciben los servicios de emergencia de personas mayores que viven solas, que se han caído o han tenido un problema y no había nadie que pudiera cuidarlo", ha apuntado Andrade.

En este sentido, ha señalado que se está realizando un seguimiento a 354 personas durante el primer semestre de 2016 que dieron un aviso a los servicios de emergencia. "Se les lleva al hospital y se les da el alta al mismo domicilio donde vive solo" ha subrayado.

Por último, una de las líneas de trabajo que podrá adquirir tanto el proyecto piloto como esta unidad de reciente creación es dar la notificación a los familiares para informarles de que necesita mayor atención.

 

 

 

Comentarios
  • Pinito

    15 December 2016

    Pues yo creo que esas personas mayores de 65 años que vivan sola están en la gloria. Se levantan a la hora que les apetece, comen lo que tienen ganas, ven el programa televisivo que más le gustan, si es fumador y le gusta una copita nadie le llama la atención. De todas maneras el día que se tenga que marchar al otro mundo por muy acompañado que esté, se va a ir de todas las maneras. De modo que ha disfrutar de esa libertad que el tiempo se acaba. Amen.

Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.