Publicidad

El Museo de Málaga abre este martes sus puertas a los visitantes


Tras la puesta de largo de este pasado lunes ante las autoridades, este martes el Museo de Málaga abre sus puertas desde las 09.00 horas a los ciudadanos y visitantes que quieran adentrarse en la que es la quinta pinacoteca más grande de España con más de 15.000 piezas arqueológicas y 2.000 referencias de Bellas Artes.

El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y la directora del Museo de Málaga, María Morente, darán la bienvenida este martes a las 09.00 horas a los primeros visitantes del espacio.

Obras como 'Los Gladiadores' o 'La meta sudante', de José Moreno Carbonero; o uno de los más espectaculares: 'Anatomía del corazón', de Enrique Simonet, que también deja otros cuadros como 'El juicio de París' que podrán ser contemplados en el Museo de Málaga, que tiene entrada gratuita para los ciudadanos de la Unión Europea y un costo de 1,50 para los de otras nacionalidades.

En concreto, el Museo de Málaga permanecerá abierto de martes a sábado de 09.00 a 20.30 horas y domingos y festivos de 09.00 horas a 15.30 horas, permaneciendo los lunes cerrado.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, han inaugurado este lunes el Museo de Málaga, en el Palacio de la Aduana, que tiene el reto de convertirse en uno de las más importantes de España y del conjunto de Europa.

El Museo de Málaga abre sus puertas tras el proceso de traspaso de la gestión a la Junta. La rehabilitación y adecuación museográfica del Palacio de la Aduana, desarrollada por la Administración central entre 2009 y 2014, incluyó la dotación de 4.456 metros cuadrados de espacios expositivos. En ellos se mostrarán 2.700 del total de 17.000 piezas y obras que conforman la colección de las antiguas sedes de Bellas Artes y Arqueología, clausuradas en 1996 y 1997, respectivamente.

La sección de Arqueología cuenta con unas 2.000 piezas procedentes en su mayor parte de yacimientos de la provincia de Málaga, con una cronología que se extiende desde la Prehistoria hasta la Edad Media. Destacan las esculturas de mármol de la Colección Loringiana, los fondos fenicios y romanos y las producciones cerámicas y de maderas talladas musulmanas.

Entre otros elementos singulares, se expondrán en el Palacio de la Aduana los restos óseos del neanderthal de Zafarraya, el material lítico del Paleolítico de Nerja, el medallón fenicio de Tramayar, los recientes hallazgos de la tumbas de Chorreras y del casco histórico malagueño, el mosaico del Nacimiento de Venus y las colecciones cerámicas de loza dorada procedentes de La Alcazaba.

ARTE

La colección de Arte destaca, sobre todo, por la pintura del siglo XIX, con cuadros de Joaquín Sorolla, Federico de Madrazo, Vicente Palmaroli, Enrique Simonet, Francisco Domingo Marqués, Emilio Sala, Martínez Cubells, Jiménez Aranda, Juan Antonio Benlliure y Enrique Mélida. A ellos se suman obras representativas de la producción malagueña, especialmente de pintores como José Gartner, Emilio Ocón, Bernardo Ferrándiz, José Denis Belgrano, Fernando Labrada, Antonio Muñoz Degrain, José Moreno Carbonero, José Nogales o Enrique Simonet.

Del siglo XX sobresale la producción de vanguardia de José Moreno Villa y la colección de obras de Picasso procedentes del Legado Sabartés, así como la muestra de arte local de las generaciones de los años 50 y 80.

Como obras singulares por su especial valor, destacan en la colección del Museo de Málaga las pinturas 'Ecce Homo' y 'Dolorosa', de Luis de Morales; 'San Francisco de Asis', de Murillo; 'Bebedor vasco', de Joaquín Sorolla; 'El viejo de la manta', de Picasso; 'Esclava en venta', de José Jiménez Aranda; 'El milagro de Santa Casilda', de José Nogales, y 'Anatomía del corazón', de Enrique Simonet, además de esculturas como 'Cabeza de San Juan de Dios', de Fernando Ortiz, o 'San Antón', de Pedro de Mena.

A la importancia que ofrece el periodo histórico de la Málaga del siglo XIX en la colección de arte se suma la propia elección como sede de un edificio tan representativo de la época como el Palacio de la Aduana.

Con más de 18.402 metros cuadrados construidos, el inmueble es ya una obra de arte en sí mismo. Edificado a finales del siglo XVIII para dotar a Málaga de una aduana acorde con el creciente comercio marítimo de su puerto, este palacete neoclásico fue diseñado por Manuel Martín Rodríguez con una clara influencia del estilo de Sabatini.

Utilizado durante décadas como sede administrativa y comisaría, el proyecto de su rehabilitación y adaptación devolvió al edificio la cubierta original diseñada a dos aguas que se perdió en un incendio de 1922.

MUSEOGRAFÍA

Por otro lado, en el Museo de Málaga se explican las colecciones que a lo largo del tiempo han ido depositándose en esta institución histórica y que permiten conocer y reflexionar sobre muchos momentos de la historia de Málaga y su provincia. Se aparta, por tanto, de las tendencias consagradas en otros museos similares, en tanto que se establecen como eje central del discurso expositivo las colecciones, con su origen y periplo hasta el momento en el que cada obra se presenta al visitante mostrando sus valores históricos y artísticos.

El Museo de Málaga no cuenta una historia lineal ni intenta mostrar con otras colecciones los vacíos de la historia, sino que explica el porqué de dichas ausencias en determinadas épocas, respondiendo así a la historia singular del territorio malagueño.

La información se ofrece en diversos soporte: textual, gráfico, audiovisual e interactivo, aptos para distintos niveles de dificultad. Todos ellos pretenden ofrecer una presentación atractiva de las colecciones y las complementa con un lenguaje escrito, gráfico y visual de calidad. Con el fin de garantizar y facilitar la comprensión del discurso de todo tipo de público, la gráfica expositiva de la totalidad de la exposición permanente se encuentra en castellano y en inglés, y las hojas de sala y cartelas se presentan también en castellano e inglés.

Cada una de las áreas cuenta con paneles de gráfica en los que se desarrollan los contenidos de cada unidad expositiva, facilitando así la comprensión del discurso expositivo. A ello se añade la información individualizada de piezas especiales o destacadas.

A esta información más tradicional se le unen 12 producciones audiovisuales y tres recursos interactivos, cuya información permite ahondar en el conocimiento de los principales temas que se apuntan en cada módulo expositivo, empleando para ello un lenguaje sencillo y entretenido, adaptado a los diferentes tipos de público. Cada uno dispone de un estilo audiovisual diferente adaptado a los objetivos comunicativos de cada recurso, lo que contribuye a estructurar el discurso y otorga dinamismo a la visita, pero todos se significan por su rigor científico.

Los interactivos se conciben como recursos que permiten ampliar la información y ponen a disposición del público los últimos avances en investigación. A estos recursos se incorporan las maquetas que ofrecen una visión, en algunos casos, novedosas, con una puesta al día en materia de investigación, y en otras, de notable valor histórico para el Museo, todas son recursos de notable interés para el público visitante.

Un recurso singular aparece a lo largo de todo el recorrido y funciona como un eje transversal de todas las colecciones, desde el Paleolítico al Arte Contemporáneo. Se trata de una selección de personajes ilustres que permiten al visitante conocer el semblante y actividad de personas que fomentaron la investigación arqueológica, la creación artística local o que gestionaron desde las instituciones públicas o privadas actuaciones que hoy permiten que esta colección se encuentre en Málaga y sea pública.

 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.