Publicidad

El fracaso de los superdotados


    Días atrás en un  diario de tirada nacional aparecía la noticia que Víctor (nombre ficticio) fue víctima del acoso de sus compañeros durante dos años, actualmente comenzará a estudiar en una Universidad americana la carrera de Física.

    Víctor es un superdotado, sin embargo a los 12 años todavía no había sido detectado como alumno de “altas capacidades”. Tuvo un auténtico calvario hasta que al final se detectó su sobredotación.

   Se sabe que un porcentaje de chicos superdotados fracasan en sus estudios e incluso en la proyección de su futura vida personal.

    La OMS establece que el porcentaje de superdotados sobre la población general alcanza el 2,3%, en España se maneja el 2%, si lo aplicamos a la totalidad de la población española deberemos tener novecientos treinta mil, si nos ceñimos a los alumnos menores de dieciocho años que no cursan estudios universitarios su cuantía asciende a 8.087.347 de acuerdo al último censo del año 2014, el número de superdotados en esta población sería 161.747 alumnos, de estos solo están diagnosticados el  0.24%.

    Según la estadística publicada en el informe anual sobre superdotación,  la Comunidad que más niños con altas capacidades ha diagnosticado ha sido Murcia con el 1.09%,  le sigue Canarias con el 0,49 y después afortunada y sorprendentemente es nuestra Andalucía con el 0,48

    ¿A quién se considera superdotado? Pues a aquel chico con un cociente intelectual igual o superior a 130..

   ¿Por qué fracasa el superdotado? Señalo algunas de las posible causas, la primera es que no existe un consenso a nivel nacional sobre que alumnos son superdotados, el informe anual del 2015 de la Fundación del Mundo del Superdotado señala este problema; no se ha unificado a nivel nacional un criterio único, esta situación origina que un alumno puede ser superdotado en una comunidad y en otra no.

   El asunto es complicado, una de las causas es que se considere o no  la teoría de Renzulli a la hora de establecer el diagnostico, este señala que no se puede afirmar que es superdotado simplemente el que tiene un cociente de 130 o más, considera que además debería de tener tres características: capacidad por encima de la media, alto nivel de creatividad y compromiso de trabajo. 

   Pero nos encontramos que el superdotado con frecuencia, cuando no está identificado, a veces no manifiesta alguno de estos rasgos, pues estos alumnos en los centros reiteradamente no conectan con sus compañeros, ya que su nivel intelectual está por encima e incluso puede darse el caso de sufrir acoso como el señalado.

   Me acuerdo todavía que fui requerido por una maestra, pues tenía tres alumnos en la clase que le planteaban muchos problemas, pase las pruebas oportunas y resultó que los tres eran superdotados, la profesora no lo había percibido, la consecuencia era que se aburrían, distraían a sus compañeros y además le daban respuestas a veces originales y desconcertantes que la ponían en algún aprieto.

     Cuando estos casos ocurren, a los alumnos con altas capacidades les produce frustración, falta de atención, desmotivación, introversión y a veces problemas de conducta como presentaban los alumnos que he descrito en el apartado anterior.

    La posible causa para que se produzcan estos problemas es que este tipo de alumno resuelve las tareas con gran rapidez, antes que los demás, y puede suceder que lo cataloguen como “empollón”, su capacidad mental está adelantada a su edad cronológica varios años respecto a sus compañeros, por eso se desmotiva y trata de pasar desapercibido para no sufrir rechazo.   

   Aparece una situación muy curiosa, el porcentaje de varones en los alumnos detectados asciende al 65,2% y el de las mujeres al 34,8%, ¿esto significa que los hombres son más inteligentes que las mujeres?, nada más lejos de la realidad, la inteligencia se distribuye en el mismo porcentaje entre ambos sexos.

  ¿Por qué ocurre esto? La razón según apunta dicho informe es que las conductas disruptivas que presentan los chicos son menos frecuentes en las chicas, incluso algunas lo ocultan para evitar ser rechazadas y por eso no destacan.

   En Europa y en nuestro país el sistema educativo se ha preocupado durante muchos decenios más por los alumnos de nivel medio y los discapacitados, durante bastantes años los superdotados  no “existían”, hasta los años noventa no apareció legislación concreta para atender a los alumnos de altas capacidades.

   Sin embargo en la extinta Unión Soviética, en Israel y algunos países más llevan desde muchos decenios preocupándose por estos y formándolos, el gran avance que tuvo Rusia en la carrera espacial fue debido a que identificaron muy tempranamente a estos alumnos y recibieron una educación adecuada a sus niveles creando una elite científica que fue la protagonista de estos éxitos.

   El filósofo José Antonio Marina autor del Libro Blanco sobre educación, donde figura el que suscribe esta columna en el apartado de colaboraciones, señalaba en otra obra escrita después “La inteligencia ejecutiva o la inteligencia fracasada” que “la mayor riqueza de un país no son sus materias primas, su territorio y su capital, sino el talento de sus ciudadanos”.

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.