Publicidad

El volumen almacenado por los embalses de la provincia permitirá atender todos los usos del curso 2016-2017


Los representantes de los usuarios del agua y de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía se han reunido este viernes para estudiar la situación hídrica de los embalses gestionados por la Junta, anunciando que el volumen almacenado por estos podrá atender todos los usos para el curso 2016-2017 con dotaciones normales.

No obstante, según han informado en un comunicado, es preciso indicar que en función de cómo evolucione la situación hidrológica puede resultar prudente establecer medidas adicionales al objeto de reservar algunos recursos de cara al siguiente año hidrológico 2017-2018.

Actualmente el conjunto de embalses se encuentra al 39,9 por ciento de su capacidad de embalse, con un volumen total almacenado de 246 hectómetros cúbicos. Asimismo, en la reunión se han estudiado las dotaciones a suministrar desde dichos embalses para los diferentes usos durante el presente año hidrológico 2016-17.

Por sistemas, el embalse de la Concepción, que suministra agua potable a la Costa del Sol Occidental, se encuentra al 58,63 por ciento de su capacidad con un volumen de 36,26 hectómetros cúbicos; el embalse de la Viñuela, que suministra agua para los riegos y abastecimiento de la Axarquía, se encuentra al 33,5 por ciento con un volumen de 55,4 hectómetros cúbicos; y, por último, los cinco embalses del sistema Guadalhorce, que suministran agua para el abastecimiento de Málaga capital y los riegos del Guadalhorce, se encuentran al 39,6 por ciento de su capacidad con un total de 154,4 hectómetros cúbicos embalsados.

Han señalado que estos valores son los más bajos de todo el ciclo anual, pues es durante el verano cuando se suman las mayores demandas. No obstante, la temporada de lluvias aún no ha comenzado, por lo que en los próximos meses la reserva de los embalses debe incrementarse. Se destaca que el pasado año hidrológico 2015-2016 ha sido el tercero seco consecutivo, y en concreto el peor de los tres.

Así, en el caso del sistema de Guadalhorce las aportaciones recogidas en el 2013-14 fueron sólo de 69 hectómetros cúbicos, el 44 por ciento de la media; en el curso 2014-15 fueron de 80,6 hectómetros cúbicos, el 52 por ciento de la media; y el pasado año 2015-2016 ha sido de solo 41,8 hectómetros cúbicos, el 27 por ciento de la media, lo cual representa en conjunto una probabilidad de ocurrencia del uno por ciento solamente.

En el caso del embalse de Viñuela las aportaciones recogidas en el 2013-2014 fueron sólo de 17,5 hectómetros cúbicos, el 29 por ciento de la media; en el 2014-2015 fueron de 21,2 hectómetros cúbicos, el 35 por ciento de la media; y el pasado 2015-2016 ha sido de sólo 11,3 hectómetros cúbicos, el 19 por ciento de la media, lo cual representa una probabilidad de ocurrencia del 1,4 por ciento.

En el caso del embalse de la Concepción también los tres años pasados han sido más secos de lo habitual, pero las lluvias de mayo de 2016 permitieron llevar el embalse próximo a sus niveles máximos estacionales, de forma que actualmente el embalse presenta un nivel de llenado que puede considerarse como "bueno" en comparación con los datos de la serie histórica.

Así, en el caso de que el año hidrológico 2016-2017 fuera normal en comparación con las medias históricas, se podrían atender todas las demandas dependientes de los embalses con dotaciones habituales, lo que supondría destinar en el conjunto de los tres sistemas hasta 182 hectómetros cúbicos para los distintos usos: 123 hectómetros cúbicos para abastecimiento y 59 para riego.

Para un año seco, con aportaciones iguales al 50 por ciento de las normales, sería necesario establecer algunas medidas de limitación de demandas, de forma que sólo se podrían servir 171 hectómetros cúbicos, lo que supondría sobre las dotaciones normales un ahorro de once hectómetros cúbicos --un seis por ciento--, correspondiente a las dotaciones de riego de Guadalhorce y Axarquía.

Para un año muy seco, con aportaciones iguales al 25 por ciento de las normales, sería necesario establecer mayores medidas de limitación de demandas, de forma que sólo se podrían servir 156 hectómetros cúbicos, lo que supondría sobre las dotaciones normales un ahorro de 26 hectómetros cúbicos (un 14 por ciento), correspondiente también a las dotaciones de riego de Guadalhorce y Axarquía.

Tan solo en casos extremos, con una aportación inferior a la peor registrada históricamente, sería preciso establecer algún tipo de medida de ahorro sobre el abastecimiento urbano, tanto para lograr ahorrar unos 12 hectómetros cúbicos de agua como para concienciar a la población.

En todo caso, desde la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se quiere trasladar por un lado un mensaje de tranquilidad sobre la situación hidrológica de la provincia, pero también una encarecida llamada a toda la población para se extreme la prudencia y el cuidado en el uso del agua.

 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.