Publicidad

La otra mirada. Me importa un pito si Felipe González se siente engańado


Antes de expresar lo que viene a continuación debo de aclarar que no milito en ningún partido político, pero lo que está ocurriendo en el seno del PSOE no puede dejarnos indiferentes como ciudadanos, ya que atenta contra uno de los elementos básicos de nuestra democracia, como es el funcionamiento, precisamente democrático, de los partidos políticos.

Posiblemente Pedro Sánchez, actual secretario general de los socialistas espańoles (elegido democráticamente por votación directa de sus bases) haya cometido muchos errores. No voy a discutirlo, ahí están los resultados electorales. Pero lo que está ocurriendo desde ayer es cosa bien distinta, pues un grupo de miembros del aparato intentan derrocar a su secretario general a través de una argucia poco democrática, por no decir que rayana con el golpismo, y que se detona tras la palabras del hierofante Felipe González: “Me siento engańado por Sánchez, me dijo que se abstendría en segunda votación".

Precisamente Pedro Sánchez lo único que ha hecho, hasta ahora, ha sido respetar y seguir a rajatabla la decisión adoptada en el seno del Comité Federal: “No a Rajoy”. Muchos de los que hoy se arremolinan contra Pedro Sánchez votaron precisamente la posición que mantiene, con lealtad, el secretario general. Y ésta es la cuestión, que a Pedro Sánchez "se le puede criticar muchas cosas, pero él ha hecho lo que le mandató el Comité Federal" (Josep Borrell).

Y si resulta, además, que lo que queda de la actual Ejecutiva del PSOE ha convocado para este sábado al Comité Federal, para que a su vez convoque un Congreso Federal extraordinario, entonces nada tiene sentido, a menos que algunos pensaran que Pedro Sánchez se iba a amedrentar e iban a tomar las riendas de un partido centenario a las bravas, a la gresca, pasándose por el forro la democracia interna, tal y como lo ha intentado Verónica Pérez, actual presidente, presidenta o como se diga, de Mesa del Comité Federal, quien esta mańana acudía a Ferraz al grito de: “La única autoridad en el PSOE soy yo, les guste o no” (Diario El País).

Lo que muy pocos esperaban era la resistencia numantina de Sánchez y su esquilmada Ejecutiva. 

Como soy amigo de perdedores y defensor de causas perdidas, resulta que hoy he visto a Pedro Sánchez transfigurado, con cara de Leónidas y el hall de la sede socialista me ha recordado al paso de las Termópilas, un lugar en el que la alianza bélica del ejército persa de Susana y los barones socialistas, encabezado por la “autoridad competente” de la sevillana Pérez, ha sido repelido, de momento, por los espartanos y tebanos de Sánchez.

Hoy me solidarizo con Sánchez que, a menos que se demuestre lo contrario, simboliza la democracia interna de su partido. 

Y para que quede claro, me importa un pito si Felipe González se siente engańado.

 

Comentarios
  • José García Pérez

    30 September 2016

    Eso de "como soy amigo de perdedores y defensor de causas perdidas", no sé.

Ańadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.