Publicidad

El Ayuntamiento de Torremolinos apremia a la Tesorería de la Seguridad Social para resolver los problemas del abandonado hotel de Los Álamos


El Ayuntamiento de Torremolinos va a estudiar la posible responsabilidad del propietario del antiguo hotel de Los Álamos por haber podido incurrir en una imprudencia después de que se produjera un incendio ayer por la noche. Tras el siniestro además, el Ayuntamiento repercutirá en el propietario la tasa correspondiente, y recogida en la Ordenanza de Bomberos municipal, por el servicio prestado en la extinción del incendio.

En abril de 2016 el Servicio de Bomberos ya emitió un informe alertando del peligro de incendio debido a la gran carga de material inflamable que se encuentra en su interior (colchones, muebles, cortinas o ropa), e hizo constar entre otras consideraciones la presencia de indigentes y la existencia de una gasolinera a escasos metros del hotel. En este sentido, el director de la delegación de Urbanismo del Consistorio se puso en contacto con responsables de la Tesorería General de la Seguridad Social para trasladarles la grave situación, aunque desde la Tesorería le comunicaron la imposibilidad de acometer con medios propios las obras y su intención de vender el hotel.

El Ayuntamiento alerta del estado ruinoso del inmueble sobre el que, desde el año 2012, se incoaron órdenes de ejecución de podas de vegetación que constan archivadas por haberse cumplido. Sin embargo, en marzo de 2015 se realiza la primera visita de inspección por Disciplina Urbanística y se comprueba el aspecto ruinoso de la valla metálica y el peligro de que se descolgase hacia la vía pública por lo que se comunica la situación a la Tesorería.

Aunque el propietario anuncia en ese momento que valora la posibilidad de acometer las obras con medios propios, en agosto la policía comprueba el mal estado del lugar y traslada al departamento de Disciplina la preocupación vecinal.

Por todo ello, el Departamento de Disciplina Urbanística tuvo que elaborar una propuesta técnica para incoación de Orden de Ejecución y traslada en septiembre de 2015 a la Tesorería providencia con carácter previo a la mencionada incoación, que concede un plazo de audiencia para alegar lo que estimara conveniente. Ante la falta de respuesta se realiza una nueva inspección y se incoa la preceptiva Orden de Ejecución a la Tesorería para que procediera al precinto del establecimiento, reparación urgente del muro exterior y cerramiento de las entradas al establecimiento.

Pero un mes después se vuelve a realizar inspección policial y se detecta la presencia de personas habitando allí. En diciembre de 2015, se recibe escrito de Tesorería comunicando que se ha procedido a la apertura de expediente para la contratación del cerramiento de las instalaciones y se vuelve a realzar visita por parte de los inspectores de Disciplina que hacen constar que las entradas al hotel habían sido violentadas y se reitera el mal estado del vallado y el peligro para los viandantes.

El Ayuntamiento en la actualidad está realizando los trámites para imponer multas coercitivas a la Tesorería para la ejecución subsidiaria de las obras, tal y como establece el Reglamento de Disciplina.

 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.