Publicidad

El Copo. Tres formas de mirar


Existen tres formas de mirar y las tres son necesarias. La primera es mirar hacia atrás, con ella se consigue que el recuerdo se resguarde entre nosotros; la segunda es hacerlo hacia delante e intentar descubrir el futuro que nos espera; y la tercera, la que ofrece más dificultad, es tomar los ojos en nuestras manos, darles la vuelta y mirarnos hacia adentro buscando un no sé qué que dé sentido a toda nuestra existencia.

Hoy es una fecha significativa para Rosi, mi compañera, y para mí, pues es su onomástica y aunque ahora se festejan más los “cumpleaños”, a nosotros, por cuestión de edad, nos interesa más el santoral. Hace más de sesenta años que nos conocimos y más de cincuenta que nos unimos en ese extraño vínculo matrimonial en que se comparten tristezas y alegrías. Hemos celebrado lo que el personal llama “bodas de oro”, aunque no es oro todo lo que reluce, pues en ese devenir toda clase de metales, preciosos o no, han acampado junto a nosotros.

Si miro hacia atrás me veo en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Melilla introduciendo con tino la alianza en el dedo anular de ella. Si lo hago hacia delante observo que los surcos de nuestros rostros van formando arroyos por donde van deslizándose los años, pocos o muchos, que nos queden de existencia, años duros, de silencios, miradas de ternura, ayuda mutua y de hombros donde reclinar nuestras cabezas en soledad. Será un tiempo difícil, pero creo que estamos preparados para ello.

Ahora bien, si tomo los globos oculares, y a modo de linterna, los introduzco en el espacio temporal del más de medio siglo vivido con ella, puedo visualizar con nitidez aquellas alegrías y tristezas a las que prometimos hacer frente y de las que hemos salido vivos, aunque a veces heridos en profundidad.

Por ahí pasan el nacimiento de nuestra hija, la muerte de nuestros padres, el milagro de las nietas, el trabajo conjunto en el mundo de la enseñanza, enfermedades de todo calibre, alegrías y risas, silencios aplastantes, momentos difíciles de convivencia, el respeto a la intimidad de cada uno y la tolerancia como basamento del edificio que hemos construido.

Haremos una sencilla y agradable fiesta, por ejemplo comer algo de lo prohibido en comunión con los lejanos en la distancia, pero no en el corazón, para celebrar que ya no es necesario hablar de amor o decir te quiero, pues una mirada de complicidad es suficiente y un guiño, no les digo.

www.josegarciaperez.es

Comentarios
  • manuel

    24 August 2016

    Digo que sois -ambos- ejemplo de un segmento de plata bien llevado

  • José García Pérez

    24 August 2016

    Muchas gracias, amigo Manuel.
    Que conste que sigo predicando con la palabra (escrita y oral), con los hechos y con la vida.

    Diputado PÉREZ

  • manuel montes

    24 August 2016

    Como felicitación para Rosi y para ti me permito copiar aquí el articulo que escribí el pasado jueves en otra publicación:
    EL SEGMENTO DE PLATA
    Por Manuel Montes m.montescleries@telefonica.net

    Málaga 18 de agosto de 2016
    PAREJAS
    A mí me gusta más la palabra matrimonio. La palabra pareja se refiere más a uniones temporales –de quita y pon- que a las que se contraen para toda la vida.

    Me hago esta reflexión después de leer uno de los “copos” de mi amigo y compañero de “cartel” José García Pérez publicado bajo el título de “aunque la muerte nos separe… o no”. En el citado artículo Pepe hace una glosa de la vida en pareja empezando por unos pajaritos y acabando en su propia experiencia.

    Me ha encantado. A mí también me ha puesto tierno. El artículo no es más que el reflejo de una vida compartida que es ejemplo para todos los que le conocemos. Me ha hecho recordar las palabras de nuestro común amigo Pepe Jiménez cuando desde la última etapa de su vida decía “le pido a Dios que vivamos mucho tiempo juntos y que no nos deje vivir nunca separados”.

    Le pido a nuestro buen Padre Dios que os permita compartir muchos años de vida, en la que en otros tiempos el Diputado Pérez ha tenido momentos de gloria efímera, pero que no son nada, comparados con la que para mí tiene su actitud actual de amor y dedicación. Tú, que dudas tanto de tu fe, me das ejemplo de esa “fe del carbonerillo”, en el amor de cada día que tantas veces hemos proclamado tju y yo a quién nos quisiera escuchar. Tú, aunque ya no predicas, sigues dando trigo.

    Parejas, matrimonio, consortes… que más da. No es cuestión de palabras sino de hechos. Las anchoas, el rape y el Rueda son hechos. Pepe y Rosi sois ejemplo de un segmento de plata –en su parte alta- bien llevado.

Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.