Publicidad

"Me lo dijo Adela"


"Me lo dijo  Adela, Doctor, mañana no me saca usted la muela...."y así seguía toda la canción, que se limitaba a un solo mensaje, el de que el Doctor no le sacaba la muela, repetido hasta la terminación del disco. Era una letrilla que estuvo de moda en la mitad del siglo pasado y que vendría como anillo al dedo, en los tiempos actuales, si bien habría que introducir algunos cambios, por ejemplo: Albert que no me quita usted a Rajoy, ni en el día de mañana, ni tampoco en el de hoy...la música no sé si serviría la misma, pero no creo que nos falten músicos voluntarios a ponérsela.  

Yo no sé si las viejas Políticas eran o dejaban de ser, pero ¡Eran!, las que nos traen los nuevos son una cosa un día y la contraria al siguiente, quiere decirse que sus "veletas" giran más que las de aquella Mari Pepa que protagoniza la Zarzuela La Revoltosa y así hemos podido oír a Albert Rivera tantas cosas, todas negativas, del Marianico, que en caso de quererlas resumir necesitaríamos un tomo de la Espasa... con toda seguridad se lleva el premio en eso de sus deseo de "echarlo", pero eso se terminó, creo recordar que fue el Lunes pasado, con su "lanzamiento" al "ruedo" y sus seis "lances" de capa, seis y su "farol" final y previo a cualquier negociación de fijar el día de su investidura, la del Marianico, por supuesto. No sé si ustedes, yo confieso que me sobra el tiempo, escucharon las dos intervenciones del Sr. Rivera; ya las oí las dos, en la primera salió arremetiendo, mientras en la segunda su tono era mucho menos potente, pero a pesar de ello todavía podía parecer algo, pero a continuación salió el "gallego", nunca más merecedor del título, y toda la faena del "meritorio" quedó resumida en un largo "Ya veremos"...ya veremos qué me dice mi Ejecutiva, como si hubiera necesitado alguna vez de ella y ya veremos qué hacemos con la investidura...yo creo, en realidad, y ya se han publicado algunos comentarios, que Rivera, sin quererlo o queriéndolo, quien sabe, ha proporcionados a Rajoy un buen "balón de oxígeno" ya que le ha dado casi diez días para que el Partido Popular, con su Líder a la cabeza, haga lo que "casi" nunca hizo, consultar con su Ejecutiva.

No quiero ni pretendo ser un "aguafiestas" pero mucho me temo que la intervención de Rivera y sus Ciudadanos no sea nada más que "un brindis al sol" que diría un taurino, o un buen "quite" que diría cualquiera...el Marianico no se va a presentar a la Sesión de Investidura si no tiene la mayoría asegurada y eso no depende ni del uno ni del otro y aunque de Rajoy dependiera él no va a mover ni un dedo por conseguirlo, aunque el mismo día de conocerse los resultados dijera, con "chulería" que él se presentaría con sus ciento treinta y siete diputados...Contaba mi padre, hace ya muchos años, que un día en Granada uno de los muchos ·"listos" que circulan por el suelo patrio, tuvo la idea de poner una Escuela de Vagos: Lo alumnos tumbados bajo una higuera, que un trabajador agitaba, esperaban que les cayera a la boca un higo para comerlo. Vio el Maestro que un alumno tenía una breva entre los labios, pero no la comía, por lo que le preguntó que a qué esperaba, a lo que respondió Rajoy, quiero decir el alumno, "a que me lo achuchen"...ni que decir tiene que el profesor extendió allí mismo el certificado de "suficiencia" sin esperar a ninguna otra prueba. A que se la "achuchen" la mayoría espera Don Mariano y la verdad es que, a pesar de lo que nos jugamos, hacen bien los "demás" en no "regalar" nada a quien no se merece nada. Un Gobierno de todos contra uno, aunque se diga que es de "cobardes", es lo que debieran de intentar el resto de los alumnos que, sin el sobresaliente del Marianico también asistieron a la Escuela.

¡Ah! Y que conste que yo no pretendo criticar, digo nada más 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.