Publicidad

López insiste en culminar la red de metro de Málaga pactada con el Ayuntamiento y rechaza sus “maniobras dilatorias”


      El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, se ha reafirmado hoy en el Parlamento de Andalucía en la firme voluntad del Gobierno andaluz de completar la Red de Metro de Málaga pactada con el Ayuntamiento de Málaga en noviembre de 2013, mediante la firma de un protocolo de intenciones del 11 de noviembre de dicho año, que establecía la sustitución del tramo originario hasta la Malagueta por dos extensiones desde Guadalmedina hasta el centro histórico, en Atarazanas, y el distrito norte, en el entorno del Hospital Civil.

        En aquel momento, ha recordado el consejero, ambas instituciones plasmaron su compromiso para adoptar una solución final a la terminación de la red, “que era más eficiente en términos económicos, de plazos y de certidumbre técnica frente al diseño original, y que reportaba mayor volumen de viajeros y población atendida, al dar cobertura a los cuatro distritos más poblados y al de Teatinos, que acoge los principales equipamientos de interés público”.

        Felipe López, que ha comparecido en la Comisión de Fomento y Vivienda a petición propia para efectuar un balance de la situación general del ferrocarril metropolitano, ha indicado que desde la firma del protocolo, el Gobierno andaluz ha ido cumpliendo con la hoja de ruta trazada en 2013, “libre y voluntariamente por ambas partes”, con el propósito de lograr la consecución de todos los beneficios sociales, económicos y ambientales que implica la terminación definitiva de la red de Metro.

        El consejero de Fomento y Vivienda ha indicado que durante los casi dos años de explotación comercial parcial de las líneas 1 y 2 hasta El Perchel, cuyo segundo aniversario se cumple el próximo 30 de julio, los resultados y rendimientos cosechados con la prestación de este servicio de transporte pueden valorarse de manera satisfactoria, “y estimulante para cumplir con la culminación de la infraestructura pendiente de finalización”.

        “La demanda de viajeros se ha cumplido, e incluso superado, tanto en 2014, como en 2015, y en el primer semestre de 2016, que arroja un crecimiento sostenido, con 2,67 millones de usuarios, un 4,2% más que en el mismo periodo del año anterior”, ha subrayado el consejero, que ha añadido que la valoración cualitativa de los usuarios “presenta, de acuerdo a la última encuesta de satisfacción una calificación de 9 sobre 10, es decir, un nivel de excelencia”. Esta senda, ha añadido el consejero, permitirá que, justo cuando se cumplan los dos años de explotación comercial, el próximo 30 de julio, el Metro de Málaga habrá superado ya los 10 millones de usuarios acumulados.

        “Pero estos indicadores y parámetros de la explotación parcial representan sólo el inicio de un trayecto, cuyo horizonte final previsto es el verano de 2018, con la culminación de la infraestructura pendiente, hasta Atarazanas y Hospital Civil, cuya entrada en servicio permitirá la consecución de todo el retorno económico, social y ambiental que justifica esta gran inversión”, ha aclarado Felipe López.

        Una vez entre en servicio la red completa y culmine una inversión de 794 millones de euros en el conjunto de la infraestructura, la población servida alcanzará los 216.000 habitantes y la demanda estimada ascenderá a 20,7 millones de usuarios al año, “dotando de toda la funcionalidad y utilidad al servicio de metro, así como dando cumplimiento al modelo de equilibrio económico y financiero del proyecto”, ha afirmado el consejero.

Obstáculos municipales

        Asimismo, ha defendido el trabajo desarrollado por la Consejería desde la firma del protocolo de intenciones para dar cumplimiento a la culminación de la red pactada, de forma consensuada con el Ayuntamiento de Málaga, que, a su juicio, “ha actuado de forma poco leal, poniendo permanentes palos en la rueda al avance de la tramitación del proyecto de prolongación hasta el Hospital Civil, recurriendo a informes negativos sectoriales, o bien a requerimientos para anular la tramitación, dos años después de la firma del protocolo y del trámite de información pública y ambiental”.

        Felipe López ha calificado este proceder como “maniobras de dilación, que han acompañado con una permanente y variopinta propuesta de actuaciones alternativas, con escaso fundamento y justificación técnica, como soterrar el tramo hasta el Hospital Civil; ampliar el recorrido del tramo de Atarazanas hasta la Plaza de la Marina, prolongar la línea 1 hasta el Parque Tecnológico de Andalucía, de manera redundante con el proyecto de cercanías, o bien rescatar la línea 4, hasta llegar al denominado Metro Bús. Esta última propuesta, ha añadido el consejero, “ya fue valorada por los técnicos de la Junta de Andalucía en abril y mayo, pese a la escasez de documento y de soporte técnico justificativo, y ya respondimos que ni mejora el servicio de metro y de transporte público, ni supone mejora económica alguna, y que además no tiene encaje legal en el actual marco contractual de la concesión administrativa”. 

        El consejero ha argumentado que, “ante la falta de fundamentos y análisis técnicos del Ayuntamiento en relación a sus alternativas, el alcalde de Málaga se destapa de nuevo con una mirada al pasado para cuestionar el modelo de gestión y ejecución del metro, que ambas administraciones plasmaron de mutuo acuerdo en el convenio de colaboración de abril de 2003”, así como por “el cuestionamiento de las variaciones y cambios introducidos a partir del proyecto básico, “mecanismo que también se reflejaba en el convenio, siempre de acuerdo con el interés general, y que, en gran medida, obedecen a peticiones expresas del alcalde de Málaga, o de otras instituciones, y que fueron admitidas e  incorporadas por la Junta de Andalucía”. 

        Por esta razón, ha comentado López, la petición de una auditoría de la gestión del metro por parte del alcalde, “cuando ningún parámetro técnico, de inversión o demanda se ha visto alterado desde la firma del protocolo de intenciones en noviembre de 2013, sólo cabe interpretarla como otro instrumento de distracción, cuando precisamente el Metro de Málaga es una de las obras más fiscalizadas y con un control permanente, tanto internos como externos”.

 

 

 

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.