Publicidad

¿Para cuándo de lagarterana?


Y no me van las Lagarteranas...terminaba mi Grito del pasado día 8 y no es que tenga nada contra el "tipismo" de cada una de nuestras regiones, es más, me gusta, pero hay que tener en cuenta que mucho antes de que yo escuchara aquello de "Lagarteranas somos, venimos todas de Lagartera" acompañado de la música pegadiza de una inolvidable Zarzuela, había escuchado muchas veces aquello de "ese, con tal de conseguir lo que quiere es hasta capaz de vestirse de Lagarterana". No sé qué merito o desmerito tendría  ese traje para convertirse en un dicho popular, pero ahí estaba en boca del pueblo y yo "soy muy del pueblo". 

En aquel pueblo, de cuyo nombre, aunque quiera, no puedo olvidarme, hubo un Alcalde que celebró la proclamación de la Republica luciendo una Banda Tricolor. Años más tarde celebró su derrota, la de la Republica, llevando en su pecho una Banda, pero esta vez sus colores eran Rojo y Gualda...allí había una "Lagarterana" o si ustedes quieren, para que no se enfaden estas, allí había un camaleón, que también lleva sobre si esa cosa tan "sobada" de cambiar fácilmente de color. Jorge Verstrynge acumula sobre su persona tal serie de cargos, que de ser "cotizables" servirían para el mantenimiento de varias familias, vean su Biografía, si tienen paciencia para ello. Promotor de varios partidos Políticos, que  fue orillando como "juguetes rotos", recaló en Alianza Popular y pasó después al Partido Socialista, aunque en el "intermedio" tuvo tiempo para otros "inventos"...ahora desde su Cátedra de Profesor de Ciencias Políticas imparte "talento", de tonto no tiene un pelo, y juega con los "colores" con la misma habilidad con que lo hacen con los dados o las "bolitas" esos "engaña bobos" de feria que con un  tablero o mesa y tres "cubiletes! siguen cazando incautos. Jorge Verstrynge con sesenta y ocho años y se supone que jubilado, sigue impartiendo lecciones de cómo cambiar de colores sin que se note mucho...Insisto, es listo y en su "mochila"  acumula  la "sabiduría" de sus muchos años de cambios.

Y como de lo que se trata es de alcanzar el Poder, "caiga" quien "caiga," en la "arena" tenemos a quien parece ser sus discipulo más aventajado, Pablo Iglesias. Yo no sé si ustedes tienen tanto tiempo libre como el que yo mismo tengo, pero desde que empecé a escuchar su nombre y conocer sus ideas he podido apreciar sus múltiples cambios...eso sí, con la mano extendida y adoptando la piel de lobo o cordero según su público. Esta mañana, estoy escribiendo el día once, nos hemos "desayunado" con la palabra Patria y mucho me temo que estamos a punto de encontrarnos con uno de esos "Salva Patrias" que tanto proliferaron en épocas anteriores y que yo creía desterrados para siempre...¿Y por qué de esta introducción? pues es muy sencillo, para quien quiera verlo así: La palabra Comunismo, aunque como idea este francamente deteriorada, sigue teniendo connotaciones negativas en muchas gentes de este País, que aunque pertenezca a esa España anclada en el pasado, VOTA y hay que arañar su voto aunque para ello se tenga que cambiar el "dado" de "cubilete". Es evidente que su "boda" con Izquierda Unida le dará votos, todo lo añadido suma, pero también está claro que "irse" tan a la izquierda resta y para paliar esa pérdida que mejor que recurrir a la "Patria" y, si ello es necesario, envolverse en la Bandera...todo vale para alcanzar su objetivo que no es otro que el poder, propósito noble si sus fines son "nobles", no así si para lograrlo se ha recurrido al viejo vestuario de las viejas pelicular históricas, para vestirse cada vez de aquello con lo que  mejor engañar a la gente.

¡Ah! Y que conste que no pretendo criticar, digo nada más.

 

Comentarios
    No hay comentarios
Añadir comentario
- campo obligatorio (*)

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro de Málaga
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.